La discriminación es uno de los males de nuestra sociedad, es lamentable pero los prejuicios y arraigados estereotipos promueven el rechazo a aquellas personas que tienen una condición diferente de índole racial, sexual, o física. A pesar de que debería prevalecer la tolerancia y el respeto por los derechos de todos los seres humanos siempre han existido casos de discriminación.

Una mujer transgénero falleció debido a los abusos y la negación de atención médica por parte de oficiales, solo por ser una persona diferente.

Roxana Hernández, era una mujer transgénero y seropositivo de 33 años, oriunda de Honduras, quien en busca de un futuro y de una calidad de vida mejor, tomó la difícil decisión de abandonar su país de origen y arriesgarse a cruzar la frontera de los Estados Unidos.

Hernández, empezó su aventura en una caravana de inmigrantes junto a varias personas, entre ellas aproximadamente 25 más eran transgénero. Ella buscaba alejarse de la violencia y humillación que vivía a diario debido a su cambio de identidad. Siendo esta su tercera ocasión cruzando la frontera, pensó que podría obtener resultados diferentes y optar por un asilo.

“Ella vió en los Estados Unidos, la oportunidad de comenzar de nuevo una vida libre de abuso, riesgo y amenazas. Fue en busca de un asilo”, comentó un usuario de la organización Pueblo Sin Fronteras.

La caravana llegó al puerto de San Ysidro, California, en los Estados Unidos, donde fueron retenidos al ser descubiertos por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

En primer instante, Hernández fue retenida en uno de los centros de detención donde realizó la solicitud de su asilo, exponiendo explícitamente su situación. Dicho centro, en ningún momento le brindó las atenciones básicas, como lo era una alimentación adecuada y atención médica. En la celda donde fue ubicada, había mucho frío y no se encontraba en las mejores condiciones.

Durante los primeros cinco días, debido a los vómitos y la diarrea que presentaba, solicitó ser atendida por algún doctor, pero sus peticiones nunca fueron consideradas. Pasada la primera semana de su retención, en espera de ser deportada, la mujer se encontraba sumergida en un estado de depresión y era notable el decaimiento en su cuerpo.

En su segunda semana, la trasladaron a la unidad de transgéneros en el Centro de Correccional de Cíbola en Nuevo México, Estados Unidos, sitio que cuenta con prisiones privadas para hombres. Al día siguiente de su llegada al recinto, tuvieron que llevarla de emergencia a un hospital de la localidad, debido a que Roxana estaba presentando síntomas de neumonía.

Al ser atendida por los doctores de guardia, fue diagnosticada con complicaciones asociadas al VIH, deshidratación, y efectivamente, de una neumonía. Pasadas unas horas, fue trasladada a una unidad de cuidados intensivos en el Hospital de Albuquerque. Pero lastimosamente, Roxana Hernández falleció.

Personas que compartieron con ella durante el viaje, recalcaron que el maltrato recibido durante el tiempo de retención fueron las principales causas de su deterioro.

“Conocí a Roxana en México, donde nos unimos a la caravana. Pasamos juntas todo el trayecto hasta la frontera. Durante el viaje no me dijo que tenía una enfermedad, pero pude darme cuenta de que estaba mal. Cuando nos pusieron en la hielera, ella empezó a toser mucho, le dolía mucho el cuerpo, vomitaba y tenía diarrea. Los funcionarios de ICE le gritaban por estar enferma. Pidió ver un doctor, pero se le negó el acceso hasta que fue traslada a la Correccional de Cíbola”, comentó Stacy, compañera de viaje de Hernández.

ICE / Pueblo Sin Fronteras

Hasta ahora, ICE expresa que en todo momento se le ofreció la atención médica que Roxana Hernández necesitaba. Alegaron que la mujer era merecedora de la deportación expedita, debido a que contaba con condenas de robo, exposición indecente y por intentar entrar ilegalmente al país varias veces.

Sea cual sea el motivo de su deportación, ningún ser humano merece ser tratado de forma denigrante. Esta mujer iba en busca de una mejor calidad de vida, y debido a su cambio de identidad, fue abusada, maltratada y humillada, acciones que deben ser repudiadas inmediatamente.

¿Qué opinas de este caso? No te vayas sin compartirlo.