El pasado 05 de noviembre, los feligreses de la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs en Texas, fueron víctimas de un atentado perpetrado por un sujeto identificado como Devin Patrick Kelley, de 26 años quien murió tras una persecución después de huir del lugar donde abrió fuego asesinando a 26 personas. Puedes recordar la noticia aquí.

Joann Ward, fue una de las víctimas fatales del atentado, ella murió mientras intentaba proteger a sus cuatro niños, puedes volver a ver la noticia aquí.

Uno de sus pequeños, su hijastro, logró sobrevivir pero fue herido por cinco impactos de bala que traspasaron su cuerpo.

Ryland Ward, está luchando por su vida después de vivir la trágica experiencia en la que perdió a su madre y a su hermana Brooke de 5 años de edad.

El tío de Ryland, Michael Ward, fue quien lo rescató y lo sacó de la iglesia después que terminó el tiroteo, su sobrino estaba vivo y consciente pero no podía hablar.

Fue trasladado en helicóptero al Hospital Universitario de San Antonio donde llegó su padre Chris Ward, su abuela Sandy Ward y su hermana Rihanna, de 9 años, quien también sobrevivió a la masacre.

Todos se unieron a rezar por el pequeño Ryland que necesitó ser sometido a una cirugía, los médicos informaron que hicieron lo posible para salvar la vida de su hermana Emily, quien también resultó herida en el tiroteo, pero no logró sobrevivir.

El pequeño Ryland está devastado al conocer la trágica muerte de su madre y sus hermanas.

Heather Bradley, primo del niño, creó una cuenta en la plataforma GoFundMe para recaudar fondos destinados a los gastos médicos del pequeño que fue impactado por dos balas en su estómago, dos en la pierna y una en el codo. Puedes visitar la página aquí. 

Desde la mañana del pasado martes hasta hoy se han recaudado 85.330 dólares, horas más tarde el pequeño Ryland recibió el alta médica y está recuperándose en condición estable según informó su tía Harley Mcmahan.

“Ryland es el único que queda”, un chico de 5 años que se encuentra aferrado a la vida después de que sus hermanas y su madre fueran asesinadas ante sus ojos en la masacre de la iglesia de Texas, comentó una tía del menor.

“Encontré a mi sobrino lleno de dolor, estaba mal, solo había cadáveres por todos lados, no era lo que quería ver, pero estaba muy preocupada por encontrar a mi familia”, comentó ella.

Es desgarrador, la violencia desmedida del sujeto que perpetró el ataque sin piedad acabó con la vida de mucha gente inocente, dejó a muchos heridos y centenares de corazones tristes por el dolor de sufrir tan trágica experiencia.

Daily Mail

Ryland jamás olvidará aquel día donde perdió a su familia y cinco balas atravesaron su pequeño cuerpo mientras estaba orando en un lugar “seguro”. Lamentablemente queda mucho por hacer para recuperar los valores que se han perdido en la sociedad donde personas agresivas atentan contra la vida de los demás de la manera más cruel e injusta.

Compartamos un mensaje de solidaridad con los familiares de las víctimas de tan horrible masacre.