La corona británica como las diferentes monarquías en el mundo existen gracias a la diplomacia y las relaciones públicas que se tengan con otros países y mandatarios. Cualquier mala jugada puede causar un giro en las negociaciones que tengan el uno al otro y cambiar el rumbo de ambas naciones.

Hace unas semanas todas las miradas del universo se han puesto en Reino Unido, específicamente en la realeza británica debido al anuncio de la boda del príncipe Enrique con la actriz estadounidense Meghan Markle; sin duda este será un gran evento para la monarquía y será influyente en muchos aspectos, pero nunca se imaginaban que podían poner en riesgo varios acuerdos que tienen con Estados Unidos.

Así es, la boda de Enrique y Meghan podrían traer consecuencias muy graves para la nación británica si Donald Trump no es uno de los invitados a asistir al matrimonio.

La corona británica no ha confirmado ni negado los rumores sobre que el presidente estadounidense asista a la boda y tampoco la Casa Blanca no ha dado ningún comunicado al respecto, pero el escritor del libro “Fuego y Furia: dentro de la Casa Blanca”, Michael Wolff, asegura que Trump “amenaza con retener un importante acuerdo comercial post-Brexit con el Reino Unido”.

A Trump no le gusta ser menospreciado y quiere ser el centro de atención todo el tiempo”, dice Wolff. “Él ve a la Reina en realidad en los términos de un programa de televisión. Ese es el modus operandi de Trump”.

El principal objetivo de ser invitado a la boda real es generar un espectáculo televisivo y evitar que la boda y la reina sea lo más comentado sin que él esté presente acaparando a las cámaras y a los periodistas. O al menos esa es la teoría de Wolff.

El escritor ha seguido paso a paso de Donald Trump en la presidencia y con su libro ha logrado que toda la Casa Blanca se ponga de cabeza por revelar las irreverentes decisiones y formas de proceder del mandatario.

Trump espera una invitación estatal del Reino Unido y así visitar la nación y estrechar su mano con la Reina Isabel II, solo de esa forma Trump “valoraría a los británicos”, comenta Wolff.

Daily Mail / businessinsider

Por su parte, Reino Unido no podría darse el lujo de perder una negociación con Estados Unidos y menos después del Brexit, así que la presencia de Trump en la boda es algo bastante seguro.

¿Meghan Markle y el Príncipe Enrique añadirán en su lista de invitados a Trump? ¿Qué opinas tú? ¡Comenta y comparte esta noticia!