El programa de televisión “My 600lb Pound Life” o “Kilos mortales” es un reality show transmitido por TLC y es conocido por sus conmovedoras e inspiradoras historias sobre personas con obesidad mórbida.

Schenee Murry-Hawkins, una mujer de 27 años, entró en el programa de ayuda pesando 300 kg. El programa se encargó de proporcionar el apoyo médico necesario para que Schenee bajara de peso.

La historia del por qué Schenee se encuentra en ese estado es realmente triste. A la edad de 5 años en una visita a la casa de su tío fue sexualmente abusada por su primo.

Después de eso fue cuando comenzó a comer para tratar de olvidar y superar el dolor con el que debía lidiar, así empezó a ganar más peso con el tiempo.

La comida me hizo sentir mejor, me hizo sentir feliz”, dice Schenee tristemente.

Además, ella cuenta que estar gorda era una forma de no resultar atractiva y sentía que así estaba previniendo que la atacaran sexualmente de nuevo.

Crecer siendo una niña tan gorda no fue nada fácil, siempre la molestaban por su apariencia y a los 16 años pesaba 90 Kg. En el colegio sufrió una humillación por parte de uno sus maestros que sin motivo alguno le botó su almuerzo a la basura porque “estaba muy gorda”.

Me sentí humillada y solo lograba hacerme querer comer aún más”, comenta.

Al pasar el tiempo conoció a su esposo Freddie, quien hace todo por ella ya que Schenee ha perdido completamente la movilidad. Debido a su tamaño, no entra en la ducha por lo que tiene que tomar baños acostada mientras su esposo la limpia.

Sintiéndose como una carga para su familia y al ver que sufrían por su estado, decide entrar en el programa bajo la supervisión del Dr. Younan Nowzaradan, quién le prescribió una estricta dieta que debía seguir para poder bajar de peso y someterse a una cirugía de pérdida de peso.

Pero los malos hábitos alimenticios impulsados por su pasado le impidieron que mantuviese la dieta. No sólo no perdió el peso necesario para poder realizarse la cirugía, sino que además aumentó unos kilos más. Schenee debió ser internada en un hospital por su falta de compromiso con la dieta.

Pero ni eso pudo hacerla cambiar, estaba pesando 323 Kg y siguió comiendo cada día más sin seguir las recomendaciones del Dr. Nowzaradan quien en su última visita le advirtió que si no mantenía una buena alimentación sería expulsada del programa.

Después de esa visita al Dr. Younan, Schenee dejó de participar en el programa, y bloqueo el número del doctor de su teléfono para que no pudiese ser contada nuevamente. 

Relay Hero / Youtube

Es probable que Schenee aún no haya encontrado la fuerza para superar su pasado y que, al ser su trauma tan grande, no pueda salir del vicio que ella misma se ha creado.

Son muchas las mujeres que sufren por este tipo de situaciones en el mundo y cada una tiene su manera de seguir adelante, lo mínimo que podemos hacer es tratar de ayudarlas y ser compresivos.

Esperamos que logre recapacitar y acepte la ayuda que le ofrecen para mejorar su calidad de vida y preservar su salud. Compártelo.