Después del terremoto que se produjo en México el pasado 19 de septiembre a la 1 de la tarde no han cesado las labores de rescate, sobre todo en el colegio Enrique Rébsamen, donde decenas de niños se quedaron atrapados entre los escombros.

Frida Sofía, es una niña de 12 años que ha establecido contacto con los rescatistas y espera poder salir del amasijo de escombros donde se encuentra tras sobrevivir al terremoto que ha dejado por lo menos 225 fallecidos, y 40 edificios desplomados.

La pequeña es una luz de esperanza en medio de la tragedia, desde hace dos días permanece inmóvil debajo de una mesa de granito que salvó su vida. Los rescatistas están consternados porque ella se mantiene en calma, no llora ni se angustia a pesar de la terrible experiencia que está viviendo.

Ella está en el salón de inglés de primero de secundaria mientras soporta el peso de la construcción que se derrumbó tras el sismo.

Frida dio señales de vida el día de ayer por la mañana al ser detectada por un sensor térmico, finalmente con ayuda de un escáner y un perro entrenado los rescatistas lograron confirmar que estaba ahí.

Finalmente, le acercaron una manguera para que pudiera tomar agua.

En ese lugar se viven escenas desgarradoras, Adriana Fargo, es la madre de una niña de siete años que no ha sido rescatada, ella declaró ante los medios que “No hay poder humano que pueda imaginarse el dolor que estoy pasando”.

Su esposo está participando junto a los soldados, bomberos y socorristas que retiran los escombros mientras buscan a los sobrevivientes.

Los rescatistas han sacado a 14 menores con vida y a una maestra, ha sido una labor extremadamente difícil. En la escuela han muerto 21 niños y 4 adultos.

El tiempo se agota para Sofía que tiene demasiadas horas atrapada, cada segundo cuenta. Las autoridades informan que “están muy cerca” de rescatarla.

“Nos consta que la niña está viva y nos hizo saber que tiene cerca de ella a otros niños con vida, pero a nosotros no nos consta la cantidad”.

La menor solamente puede mover una de sus manos, pero sí ha podido hablar con los socorristas.

José Luis Vergara, almirante y oficial mayor de la Secretaría informó que tuvieron que emplear una nueva estrategia para acercarse a la pequeña. Todos permanecen atentos a su rescate, Frida ha dicho que tiene sed y que está inmovilizada por la presión de una loza del inmueble.

Hasta el momento nadie se ha dirigido al colegio a identificarse como representante de Frida, Aurelio Nuño, secretario de Educación, dijo que podría tratarse de una confusión con el nombre de la niña.

De acuerdo a sus conversaciones con los profesores que sobrevivieron a la tragedia, no hay ninguna niña que se llame Frida Sofía inscrita en el centro educativo.

Se presume que los rescatistas la bautizaron con ese nombre mientras establecían contacto con ella para poder identificarla.

Según las últimas declaraciones, están luchando por rescatar a la niña desde arriba rompiendo uno de las losas, consideran también llegar desde otro lugar. Están centrando todos sus esfuerzos en sacar a la niña y a quienes la acompañen.

Los rescatistas están a tres metros y medio de Frida Sofía, la han visto a través de una cámara térmica.

Cuando quienes trabajan en las labores de rescate levantan la mano con el puño cerrado todos se mantienen en silencio para escuchar con atención las señales de vida.

Han pedido la colaboración de los vecinos para conseguir diez vigas de cuatro pulgadas, cinco sierras, cadenas y materiales que puedan ayudarlos a retirar los escombros que obstaculizan su paso.

Las redes sociales se han inundado de mensajes de solidaridad y esperanza, todos seguimos con atención los avances del rescate de Frida Sofía, una niña que se ha convertido en el símbolo del esfuerzo de todos los héroes que han estado trabajando sin descanso para ayudar a todas las víctimas de este desastre natural.

El Universal / Mirror

Comparte esta alentadora noticia con tus amigos. Esperamos que muy pronto todos los niños logren salir, admiramos el grandioso trabajo de quienes luchan por salvarlos.