La muerte de Celia Fuentes el pasado 19 de septiembre causó conmoción en España y otros lugares del mundo, la famosa influencer fue encontrada sin vida en su casa en Majadahonda, Madrid tras ahorcarse con una sábana en las escaleras. Puedes recordar la noticia aquí.

Celia, con casi 300.000 seguidores en Instagram, publicaba constantemente imágenes donde lucía una vida aparentemente “perfecta”, pero no todo era color de rosa.

Solamente horas antes de morir publicó una imagen donde lucía una ropa interior de la marca Calvin Klein en su cama, tenía alianzas con varias firmas y se presume que por cada foto que publicaba cobraba aproximadamente 500 euros.

Como se dedicaba a promocionar algunos productos y servicios, su vida debía asociarse con felicidad y emociones positivas.

Así que ella hacía su mejor esfuerzo para transmitir alegría cuando realmente se sentía deprimida y sola, la modelo de 27 años publicó un video en su perfil de Instagram donde aparecía llorando y confesaba que su vida no era tan bonita como parecía.

Tras su repentina muerte, había muchas noticias que resolver, según información de un importante medio de comunicación impreso de España el padre de Celia fue quien encontró el cuerpo de su hija colgado de la escalera con una sábana a las 9:30 de la noche.

No encontraron ninguna nota que pudiera revelar información de parte de Celia acerca de la decisión de suicidarse.

Se pudo conocer que en los últimos mensajes que intercambió con una amiga a través de Whatsapp le dijo que “todo era una fachada”, y también que se sentía muy sola.

En algunas publicaciones afirmaba que disfrutaba con sus amigos cuando en realidad estaba sola, se obsesionaba por obtener más seguidores y likes en sus publicaciones, para poder mantener buenas relaciones con las marcas con quienes tenía alianzas publicitarias.

La acompañaba un fotógrafo que se encargaba de hacer la mejor toma mientras asistía a cenas y eventos.

En otras oportunidades, Celia había tratado de quitarse la vida, motivada por sus ataques depresivos y un problema sentimental.

También, vivía con mucho estrés desde que decidió vender a la prensa argentina fotos y mensajes que comprobaban que había tenido una relación con Facundo Moyano, un político argentino del Frente Renovador Argentino después que se desencadenara una ola de rumores en los medios locales.

Ella hacía apariciones a través de Skype por las que ganaba 800 euros para hablar del tema que había causado polémica en Argentina porque el político tenía una relación con la modelo Nicole Neumann.

A Celia la seguían muchas personas, la mayoría menores de edad que se sentían identificadas con su estilo de vida y admiraban las fotografías de su vida que lucía perfecta, llena de alfombras rojas, eventos, regalos, y buena compañía. 

Su hermana publicó un emotivo mensaje en su perfil de Instagram:

Detrás de la vida que exhibía en las redes sociales nadie se imaginaba la pesadilla que vivía Celia. Es muy importante estar atentos para reconocer los síntomas de la depresión, puede tener consecuencias fatales. ¡Compártelo!