En la isla del Caribe San Martín se vivieron momentos de pánico tras el paso del huracán Irma, fue una de las zonas más afectadas. Recientemente, Sara Cerezo, una española cordobesa que reside en la isla compartió su desgarrador testimonio en las redes sociales.

“Necesitamos ayuda, necesitamos que nos saquéis de aquí. La calle es la guerra”.

Sara tiene 27 años, y pide ayuda para salir de la isla que ha quedado devastada tras el paso del huracán. “La gente se mata a tiros por un pedazo de pan”, comentó.

Publicó un video donde se aprecia cómo su casa quedó destrozada por la tormenta y el fuerte viento que azotó el lugar.

“Hemos sobrevivido, pero si no nos sacan de aquí no sé cuánto vamos a aguantar”, está desesperada por ayuda.

Comentó que en las calles reina la violencia, muchos se matan a tiros y con armas blancas por obtener una botella de agua o algo de comida. “La gente está desesperada porque no hay comida, no hay bebida, no hay gasolina, y solo les queda matarse entre ellos para intentar salir de esto”.

Asimismo, declaró que la información que sale en los medios de comunicación no es real, comentó que dicen que hay 10 muertos cuando son miles, y que “los cuerpos están flotando en las calles, en el mar y por todas partes”.

Sara es odontóloga, y nunca pensó que esa paradisíaca isla donde reside desde hace dos años terminaría destruida por un fenómeno natural sin precedentes que causó muchas pérdidas humanas y materiales.

Aseguró que antes del huracán “Estábamos preparados, teníamos todo tapiado pero no sabíamos lo que iba a pasar. Al principio del huracán, a las cinco de la mañana estalló todo. El techo de mi casa se levantó, estuvimos durante ocho horas luchando contra el agua, los cristales y el viento”.

“No sé cómo salimos con vida, creímos que todo había acabado, pero estaba empezando”.

El 95% de la isla se convirtió en escombros, hay muchas personas fallecidas y desaparecidas. “No dormimos, tenemos que proteger nuestras casas haciendo guardia, nosotros hemos hecho una reserva grande de comida pero tenemos miedo, no nos sentimos seguros, esto no es vida. Necesitamos salir de aquí porque aquí solo hay miedo, miseria y caos”.

Sara está en la casa de un amigo, la estructura de esa vivienda sí resistió el paso del huracán. Comentó que las autoridades no se han planteado evacuar la isla, los aeropuertos y puertos han quedado completamente destruidos.

La situación es desgarradora, Sara está en contacto con la embajada de España quienes le han dicho que por el momento la prioridad es atender a los heridos, y a las mujeres embarazadas.

Esperamos que pronto todos los afectados por el huracán Irma reciban la ayuda humanitaria que necesitan y que la isla de San Martín pueda recuperarse de tan terrible desastre natural. Comparte el emotivo testimonio de Sara.