Victoria Jinks, de 26 años, luchó desde su nacimiento contra una dura enfermedad de la piel, fue diagnosticada con eczema, los síntomas eran tan graves que hasta le sangraba la piel.

Sufría severas depresiones por su enfermedad, a veces se veía obligada a ausentarse a su trabajo por las hemorragias.

La joven británica de Birmingham intentó luchar contra su enfermedad usando varios tratamientos de uso externo, pero ninguna de las cremas que se aplicaba le hicieron mejorar.

Hasta que finalmente logró recuperarse de su dermatitis atópica cambiando su dieta alimenticia. Después de mantener los hábitos de las personas veganas casi elimina por completo las lesiones de su piel.

Aseguró que está complacida por los resultados y que se siente satisfecha de contribuir con el medio ambiente.

Ahora ha querido compartir su testimonio para relatar cómo logró vencer su eczema en solamente dos meses.

Su calidad de vida ha mejorado por completo, ya no necesita cubrir su cuerpo incluso en los calurosos días de verano ni aplicarse cremas que no funcionaban e incluso empeoraban los síntomas. Tampoco ha tenido que quedarse en casa porque ha tenido sangrado.

Desde que decidió ser completamente vegana las lesiones de su piel han desaparecido por completo.

Cuando tenía 16 años logró aliviar sus síntomas por un tiempo, y desde entonces es la primera vez que está libre de su enfermedad.

“Nunca pensé que me sentiría cómoda con mi propio cuerpo”, dijo ella.

El eczema afecta aproximadamente al 10 por ciento de los niños, suele desaparecer en la adultez y no tiene cura, solo puede controlarse hidratando la piel.

Victoria quiere ayudar a otros pacientes a través de su experiencia, comprobó que se recuperó después de dejar de consumir carnes y productos lácteos como leche y queso. No come ningún alimento de origen animal.

Aseguró que no volvería a usar más cremas con esteroides porque debilitan la piel y pueden volverse adictivas.

Instagram / Daily Mail

“Solo inténtalo, te sentirás increíble después de los resultados”, dijo Victoria como una recomendación.

Compartir su experiencia es una forma de ayudarla en su campaña y mejorar la calidad de vida de otros pacientes que quieran seguir su recomendación.