El pasado 25 de marzo un devastador incendio acabó con la vida de 64 personas en Rusia, las llamas se originaron en la parte superior del centro comercial de la ciudad siberiana de Kémerovo a las once de la mañana donde se ubicaban la sala de juegos infantil y las salas de cine.

Recientemente salió a la luz la historia de uno de los sobrevivientes y ha conmovido al mundo, se trata de Sergueí Moskalenko, un niño de once años que tuvo que recibir la trágica noticia de que había perdido a toda su familia en el incendio, a sus padres y a su hermana de cuatro años.

El niño estaba en estado de coma inducido, y recuperó el conocimiento el martes cuando un grupo de psicólogos asumió el trabajo de darle la lamentable noticia.

Se pudo conocer que él preguntó dónde y con quién iba a vivir a partir de ahora, los médicos le habían inducido al coma para estabilizar su estado de salud ya que sufrió heridas y contusiones múltiples después de saltar por la ventana para salvar su vida en medio de las llamas.

El equipo de psicólogos lo preparó para la dura realidad que le tocaba enfrentar, Anna Portnova, es la jefa de psiquiatría infantil de Moscú, ella informó que las abuelas de Serguéi, quienes le han acompañado, no habían sido capaces de darle la noticia.

“No encontraban la forma de lidiar con eso ellas mismas, tenían miedo de ver la reacción del niño y no sabían qué palabras utilizar”, declaró Anna a los medios de comunicación.

La doctora relató que después de un arduo trabajo junto a un grupo de médicos y psicólogos lograron escoger la manera correcta y la táctica adecuada para contarle la verdad al pequeño.

Sobre la reacción de Serguéi aseguró que “Actuó como lo haría cualquier niño ante tal noticia: lloró, pero no se ensimismó y logró charlar mientras sus abuelas lo apoyaban, preguntó dónde y con quién iba a vivir”.

Aseguró la especialista que fue un alivio que el niño conociera la noticia, habían optado por mantenerlo aislado con el exterior para evitar que supiera lo ocurrido con sus padres y su hermana.

Bryan MacDonald / RT

En el fatal incendio, del cual se están investigando las causas, murieron 54 personas y más de 50 resultaron heridas y fueron afectadas por la inhalación de humo.

Ha sido una tragedia que ha conmovido a Rusia y a millones de personas alrededor del mundo, compartamos un mensaje de solidaridad con todas las víctimas.