Los colegios por lo general son lugares seguros, pero recientemente un grupo de niños se encontraba en su salón de clases cuando ocurrió algo que jamás imaginaron. Todo quedó grabado en las cámaras de seguridad de un colegio ubicado en la ciudad de Meizhou, provincia de Guangdong, China.

Una serpiente entró a través de la puerta, aterrando a todos los estudiantes.

Ellos se encontraban completamente desprevenidos en sus actividades escolares, cuando desde el lugar donde está ubicada la puerta, saltó una serpiente que sorprendió a los chicos de la primera fila, quienes inmediatamente se asustaron y desataron el pánico en el resto del aula.

Uno de los chicos incluso saltó por encima de su mesa de trabajo y salió del salón de clases.

La serpiente se deslizó por debajo de las sillas de los niños, ellos no sabían qué hacer. Después de que la serpiente que se había deslizado por los pasillos, llegó hasta el salón de clases y pasó como si nada al lado les escritorio del profesor.

Fue uno de los maestros quien valientemente la capturó con sus propias manos.

Según un informe posterior, se supo que se trataba de una kayakback, que no pesaba más de un kilo, medía un metro aproximadamente y su especie no es venenosa. Este tipo de serpiente, esta ampliamente distribuida en toda Asia, por lo que no es extraño verlas con frecuencia.

Por lo general, viven en las cercanías de ríos y lagos y se alimentan de peces pequeños.

Los profesores explican que, el sudeste de China durante esta época suele ser muy caluroso, así las aulas poseen aires acondicionados que les permitan combatir las fuertes temperaturas del exterior.

Ellos creen que la serpiente, llegó al salón buscando un poco de sombra y fresco terminó en el lugar equivocado.

Este tipo de serpiente no suele permanecer siempre en su entorno y busca lugares con agua dulce.

DailyMail / Youtube

Gracias al valiente profesor, los niños pudieron continuar sus actividades de manera regular y afortunadamente se trataba de una especie inofensiva, por lo que no hubo nada que lamentar.

El incidente no pasó de ser más que un mal rato y aunque muchos niños estaban muy nerviosos, no había nada de qué preocuparse. Esperamos que no se repita un suceso como ese, de hecho, se trata de algo fortuito y las probabilidades de que ocurra nuevamente son pocas.

Comparte este enlace y cuéntanos si te atreverías a atrapar una serpiente con tus propias manos como lo hizo este valiente profesor.