Se sabe que, en algunas circunstancias abrumadoras, las personas no suelen reaccionar de la misma forma que lo harían estando más calmadas, que todo el peso emocional acumulado influye en la toma de decisiones y que estas nos pueden llevar a finales muy diferentes en nuestras vidas.

Pero en este caso, una mala decisión no solo cambió el curso de la vida de Gloria Williams, si no el de muchas personas más. El 10 de julio de 1998, Gloria entró en un hospital en Jacksonville, Florida, y convenció a una paciente de que era una enfermera del edificio para de esta manera tomar a la bebé de Shanara Mobley, que había dado a luz ese día.

Pero, los motivos para que Gloria tomara a esta bebé no eran los de una enfermera, ella había decidido adueñarse de la pequeña para criarla como propia; cuando ya tuvo a la bebé en sus brazos, la metió dentro de una bolsa e hizo su camino de regreso a Carolina del Sur.

Por otro lado, Shanara, de tan solo 16 años para ese entonces, solo había pasado 8 horas junto a su hija antes de que le fuera arrebata de su lado; mientras que Craig Aiken, el padre biológico de la criatura, de 22 años de edad para esa época, se encontraba en la cárcel cumpliendo una condena de 8 meses por haber mantenido relaciones sexuales y dejar en cinta a una menor.

Para el siguiente año, Craig comentó en una entrevista para un periódico haber tenido sueños recurrentes con una bebé, jugar con ella, abrazarla, pero no poder detallar su cara. “Me pregunto cómo se vería. Lo único que tengo para recordar es su nombre. Kamiyah”.

Williams cambió el nombre de la pequeña, a la cual su madre había decidido llamar Kamiyah Mobley, por Alexis Kelly Manigoy y la crió como su hija durante 18 años, pero la verdad salió a la luz cuando la joven Alexis quiso sacar su licencia para conducir y no pudo debido a que necesita un certificado de nacimiento válido o un carnet de seguro social.

Por lo que a Gloria no le quedó otra alternativa que contarle la verdadera historia de su nacimiento a Kamiyah; quien, a pesar de la sorpresa, decidió no recurrir a la policía, pero sí le confesó la verdad a una amiga.

Actionnewsjax.com

Para inicios del año 2017, el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados recibió una pista anónima del paradero de Kamiyah, así que los detectives se dirigieron a la casa de Gloria donde la mujer fue arrestada y encontraron a la joven sana y salva tras 18 años de haber estado alejada de su familia biológica.

Gloria Williams, con 52 años actualmente, se declaró culpable durante su juicio y ha sido condenada a 18 años de prisión por secuestro, al mismo tiempo que cumple con la sentencia de 5 años por el delito federal de interferencia a custodia.

Durante el juicio, se pudo conocer la opinión de cada persona involucrada; Shanara, la madre biológica, pidió la pena de “muerte” para Gloria, ya que después de lo ocurrido el curso de su vida no fue el mismo.

Se conoció que Mobley había guardado un pastel por 18 años para conmemorar el cumpleaños de su hija perdida e, incluso estando en el tribunal, la mujer llegó a gritar “¡Soy tu madre, Kamiyah! Yo soy tú madre”.

Mientras que Craig tuvo en cuenta un poco más los sentimientos de su hija, Kamiyah, quien ha decidido perdonar a su secuestradora. “Esta es la parte que se me hace difícil, porque mi hija no quiere ver a [Williams] pasar tiempo [en la cárcel]”, dijo Craig refiriéndose a la condena que recibiría la mujer.

Durante toda la investigación, los familiares no solo tuvieron que lidiar con la pérdida de Kamiyah, sino que todos los allegados fueron vistos como sospechosos, incluso los padres de la bebé.

Pero, a pesar de todo esto, la joven ha decidido perdonar a Williams, se conoce que incluso todavía mantiene contacto con ella y que la llama todos los días a la cárcel; además, en una entrevista la joven ha comentado:

Por supuesto que no voy a decir: ¡métanla en una celda y tiren la llave! No quiero que esté tantos años en la cárcel. Para mí sigue siendo una madre aun entre rejas”.

Sin embargo, la mayor pregunta que se hace es por qué esta mujer decidió un día manejar hasta un hospital y tomar a un bebé que no era suyo para criarlo como tal. Pues, durante las declaraciones de su juicio, se supo que tan solo un mes antes del secuestro Gloria había tenido una pérdida debido a una relación abusiva que tenía en esa época y antes de eso ya había perdido la custodia de dos hijos.

La mujer contó también que durante ese día de camino al hospital sentía que su cuerpo estaba trabajando de manera automática y que no se dirigía al lugar con su mente puesta en robarse a un bebé.

“Me sentía como si fuese en piloto automático. Había perdido el control de mi vida. Lo había perdido todo”, fueron las palabras de la mujer. También recuerda haber estado muy nerviosa durante todo el recorrido del hospital con la pequeña bebé dentro de la bolsa.

No obstante, durante su juicio, Williams aceptó su culpa y pidió perdón a la madre de Kamiyah, después se dirigió a la joven y le dijo: “Siempre te amaré, siempre. Pero tú no eres mía. Tu madre y tu padre están sentados aquí”.

Es impresionante lo que pueden hacer las personas que se encuentran sumergidas en un gran estrés y con trastornos psicológicos de cualquier tipo. Y, aunque ellos estén disasociados de la realidad, suelen pagar las consecuencias de sus actos, así como le ocurrió a Williams.

18 años es demasiado tiempo compartiendo con alguien y, debido a los comentarios de Kamiyah, queda claro que la joven le tiene mucho aprecio a quien fue su madre adoptiva, pero también su secuestradora.

Sin embargo, ella asegura que “fue criada con amor” y que “no es como si la hubiesen torturado”. Dice que perdona a Williams y se mantiene en contacto con ella en la cárcel. Además, también ha comentado que tiene un increíble lazo con su padre biológico con quien se lleva muy bien.

CNN

Poco a poco, se va adaptando a su nueva vida con su familia biológica y se relaciona con sus hermanos.

Washington Post / Daily Mail

Pero, asegura que cuando se trata de sus dos familias, no toma bandos y que los quiere por igual.

Es una historia realmente impresionante, la joven tuvo que enfrentarse a una dura realidad. ¡Compártelo!