Sharista Giles pasó tres años y medio en estado vegetativo debido a un accidente que puso en alto riesgo tanto su vida como la del bebé que llevaba en el vientre con tan solo cuatro meses de gestación. Miles de personas se conmocionaron en las redes cuando se dio a conocer la historia sobre la madre que había dado a luz mientras que se encontraba en coma.

Sharista estaba embarazada de cuatro meses cuando sufrió el accidente que la dejó en coma.

Sharista venía de disfrutar un concierto con sus amigos. En el camino de regreso a su casa el vehículo perdió el control y chocó con una valla que por poco acaba con la vida del pequeño que se encontraba con apenas cuatro meses de gestación. Pasado su tratamiento después del accidente, los médicos decidieron que lo mejor para la salud del bebé era inducir el parto, ya que su cuerpo estaba alcanzando temperaturas muy altas y esto podía comprometer la salud del pequeño.

Leighton nació mientras su madre aún estaba en estado vegetativo en un parto inducido por los médicos.

El bebé nació de manera prematura, pero recibió toda la atención médica necesaria y actualmente es un pequeño de 3 años que goza de completa salud y se llama Leighton. A través de páginas de Facebook se crearon fuertes redes de apoyo para Sharista y su familia. Su madre siempre notificaba sus avances médicos y le pedía a todos los seguidores que rezaran por ella en aquellos momentos que fueron más críticos para su salud.

Después de un momento de esperanza a principios de 2015 todo fue en picada para Sharista.

En abril del 2015 la familia tuvo un momento de grandes esperanzas cuando Sharista comenzó a despertar del coma. Mostraba respuesta a los estímulos visuales, movía sus manos e incluso llegó a decir algunas palabras cuando le aseguraron que su hijo había nacido y que gozaba de perfecta salud.

Sin embargo, en diciembre su condición volvió a ser crítica al sufrir una doble neumonía y tuvo que volver a ser internada en la unidad de cuidados intensivos.

Su familia informó en las redes que la situación de Sharista era muy delicada y que se encontraban rezando para que llegara a conocer y abrazar a su pequeño de 3 años que se encontraba al cuidado de sus abuelos; pero lamentablemente los médicos no pudieron hacer más por ella y murió después de 3 años y medios de ardua lucha.

Leighton goza de una excelente salud física y mental, pero aun no comprende muy bien qué sucede con su madre.

People

Las palabras de su familia expresan mucho agradecimiento por las donaciones y el amor que le transmitieron a Sharista. Señalan que su mayor preocupación es saber cómo decirle a Leighton lo que sucedió con su madre. Por otro lado se reconfortan sabiendo que luchó todo lo que pudo y que después de tan duro tratamiento podrá finalmente descansar.

Nos unimos a esta familia en estos duros momentos; y te invitamos a sumar tu voz para que su conmovedora historia sea conocida.