El uso de los navegadores al momento de hacer un recorrido en coche cada vez es más común, la tecnología se ha convertido en nuestra mejor aliada para las actividades cotidianas.

Pero en muchos casos el uso del GPS tiene un margen de error, incluso puede hacer que terminemos una situación muy peligrosa.

A pesar de que el navegador nos permite seguir una ruta desconocida para llegar a nuestro destino con las indicaciones en el mapa debemos permanecer alerta por si recibimos una instrucción errada, en algunos casos el mapa no está actualizado o no detecta ciertas estructuras o cambios en la vialidad.

Tal como les ocurrió a estas dos turistas americanas en Huesca, España, que después de seguir las indicaciones del GPS terminaron con su coche atascado en unas escaleras.

Confiaron ciegamente en la herramienta tecnológica que les indicaba el camino sin imaginar que serían las protagonistas de un incidente que se ha hecho viral. Las turistas estaban atascadas en una calle muy estrecha y todo porque se empeñaron en seguir a cabalidad las indicaciones del GPS mientras recorrían en Alquézar, Huesca.

Al sufrir en incidente las dos turistas provenientes de Washington, Estados Unidos, acudieron a pedir ayuda en la Oficina de Turismo, Ana Zúñiga las atendió e incluso el alcalde Mariano Altemir participó en las labores realizadas para sacar el coche.

Dijo que en las dos décadas que tiene trabajando en la localidad jamás había visto una anécdota tan insólita como esta. Las turistas se mostraron muy agradecidas por la colaboración del alcalde, los funcionarios y los vecinos, ofrecieron dinero para pagarles pero ellos se negaron a aceptarlo.

Las imágenes han sido compartidas por miles de personas, aunque se desconoce la identidad de la conductora y de su acompañante, se han hecho famosas en las redes.

Afortunadamente su experiencia no tuvo un desenlace fatal, en otros casos ha habido conductores que se han precipitado por un barranco o han terminado en las vías de un tren o con el coche sumergido en el agua de un lago por seguir las indicaciones de su navegador.

Lo recomendable es que ante cualquier duda podamos preguntar a otro transeúnte o confirmar qué camino vamos a recorrer antes de emprender el viaje por todos los medios posibles para evitar cualquier eventualidad y accidente.

Hace más de cinco años se difundió el vídeo de un coche que se precipitó por las escaleras de una calle peatonal en el centro de Teruel, España después de acatar las instrucciones de su GPS.

Cuando el conductor se percató de que se trataba de un error trató de dar marcha atrás, pero era demasiado tarde.

Las imágenes han causado revuelo en las redes, lo que vivieron estos conductores sirve como advertencia para todos.

Así que la próxima vez que conduzcas en un lugar desconocido no confíes ciegamente en la capacidad de tu GPS para ayudarte a llegar a tu destino sano y salvo con el coche en perfectas condiciones. ¡Compártelo!