“¡No soy un criminal de guerra!”, esas fueron las últimas palabras que pronunció este hombre mientras se encontraba en el juicio en el que se le dictaminó una sentencia de 20 años de prisión por sus crímenes.

Slobodan Praljak, de 72 años, es un reconocido político croata, fue uno de los políticos condenados a prisión al presentar cargos por participar en una campaña para expulsar a musulmanes de un estado en croata llamado Bosnia en la década de los 90’s.

El hombre se presentó en el juzgado del Tribunal Penal Internacional, en los Países Bajos, para apelar en su defensa y evitar ser castigado por un crimen que, según él, no cometió; pero su presencia fue en vano pues se le dictaron 20 años de sentencia.

Lo que sucedió después de que el hombre escuchara su sentencia dejó a todos dentro del tribunal helados, nadie esperaba que esto sucediera, el político sacó de su bolsillo un pequeño frasco que contenía un líquido negro.

No soy un criminal de guerra. Me opongo a esta convicción”.

Después de esas palabras Praljak bebió el contenido del frasco; su abogada aclaró unos segundos después que se trataba de un veneno.

Todos en medio del tribunal se quedaron sin palabras ante aquel acontecimiento, la abogada defensora de Praljak gritó al ver la condición de su cliente:

Mi cliente se ha intoxicado”.

De inmediato el juez Carmel Agius pidió suspender el juicio y que todas las cortinas del juzgado fueran cerradas.

Las ambulancias se aproximaron al lugar de los hechos y a los pocos minutos helicópteros empezaron a sobrevolar el tribunal, el caos empezó a llenar aquella sala mientras el juez pedía mantener la calma.

El ex político fue atendido rápidamente por los trabajadores de emergencias mientras era llevado al hospital HMC en La Haya, pero todos los esfuerzos para salvar a este hombre fueron en vano pues falleció horas más tardes en ese hospital.

“Desafortunadamente todos hemos sido testigos de su acto por el cual se quitó la vida”, dijo el primer ministro Andrej Plenković quien en una conferencia de prensa brindó sus condolencias a los familiares de Praljak.

“Su acto habla principalmente de una profunda injusticia moral hacia seis croatas de Bosnia y el pueblo croata”, agregó para después hablar del gran descontento que tuvo con la sentencia que se le dio al hombre.

Daily Mail

En 2013 Praljak fue condenado a 20 años de prisión junto con otros compañeros políticos debido al mismo crimen, se desconoce si para el momento de su muerte ya había empezado a cumplir esta sentencia.

Praljak también había sido llevado el Tribunal Yugoslavo por haber participado en la creación de una república croata “étnicamente pura” en la Bosnia-Herzegovina moderna entre 1991 y 1994.

El tribunal de la ONU lo declaró culpable por los crímenes mencionados, pues atacaban directamente a una población en específico mediante el saqueo y el robo de sus bienes, además de arrestarlos de manera masiva y aplicarles crueles castigos, violencia sexual, homicidios y otras formas de persecución.

Comparte esta noticia con todos tus amigos.