El pasado 11 de diciembre del 2017 en el cuartel Aéreo de Bobadilla, en Málaga, una joven soldado despierta desconcertada con moretones, con dolor en el pecho y sin recuerdos de la noche anterior.

Dada a las condiciones en las que despertó, la soldado sospechó de inmediato que había sido drogada y violada por sus propios compañeros durante la celebración del Día de la Patrona del Ejército del Aire.

Su superior al ser informado de la situación decidió trasladar el caso al juzgado togado militar número 24 de Sevilla, así como también recomendó a la soldado denunciar el hecho a la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Antequera.

En Antequera se pusieron en marcha dos diferentes juzgados, el numero 1 a cargo de la investigación sobre lo sucedido en diciembre y en paralelo el juzgado número 2 encargado de una denuncia previa hecha por la misma soldado en septiembre del mismo año, el cual a su vez se encuentra en proceso de inhibición a favor del Juzgado Togado Militar número 21 de Sevilla.

Según informan diversos medios, la noche de la celebración del Día de la Patrona del Ejército del Aire, la soldado decidió ir a por algo de beber a un pub de Bobadilla y en algún momento durante la noche tuvo la necesidad de ir al baño dejando su bebida desprotegida.

Al regresar sintió un sabor extraño en la bebida, pero no le dio mayor importancia; al poco tiempo fue rodeada y manoseada por sus compañeros. En la mañana siguiente despierta en el cuartel, con hematomas, un severo dolor de cabeza y sin recordar nada de lo sucedido.

El abogado militar, Javier Rincón, informó que al despertar la soldado se dirigió al baño donde descubrió restos de semen en sus pijamas y medias, allí fue cuando se le hizo claro que había sido violada.

La soldado habló con dos compañeros, quienes le instaron a hacer una prueba de drogas y ésta dio positivo a barbitúricos. Una compañera también le dijo que por la noche escuchó ruidos en su cuarto y que escuchaba a unos soldados “maullar”, lo que sospecha que era la seña para que el siguiente entrara.

Las 4 Esquinas

También cuenta que después de todo lo ocurrido, tenía un intenso dolor genital. La soldado ha tenido que ir ampliando su denuncia ya que ha ido recordando algunos detalles de lo que ocurrió esa noche mientras estaba drogada.

Poco a poco me están viniendo recuerdos de lo que pasó esa noche. Tengo vagos recuerdos con la luz de la habitación encendida, un hombre de tez morena me movía mientras me cogía del brazo y me decía cosas. También recuerdo a otro hombre con una respiración muy profunda, notaba el contacto en su costado izquierdo”.

Twitter

Actualmente, ella se encuentra en tratamiento psicológico y psiquiátrico pues está muy perturbada por lo sucedido. Mientras que del semen que fue encontrado ese día se están realizando pruebas que serán comparadas al menos con 9 soldados quienes ya han dado sus muestras de ADN.

Me sentí como un saco de carne”, dijo ella.

Diario de León

Así mismo, el abogado declaró, según los detalles obtenidos durante la investigación, “que casi todo lo sucedido fue en el cuartel menos la narcotización, acto concurrido en el bar de Bobadilla”.

RTVE / El País

Según el Ministerio Interior Español, el cual se encarga de la gestión de la seguridad ciudadana, más de un millar de mujeres son violadas cada año en el territorio español, lo que da un número de tres al día, una cada ocho horas.

Por el momento el caso sigue en investigación a la espera de los resultados de ADN y de más evidencia que pueda ayudar a proseguir.

Recuerda compartir esta historia con tus amigos.