Sophie Johansson es una chica de 19 años de Suecia, ella salió a divertirse con sus amigas sin imaginar cómo acabaría su noche.

Mientras bailaba, Sophie sintió unas manos extrañas tocando su cuerpo a lo que ella respondió alejando al hombre, pero entonces él le respondió propinándole un fuerte golpe en la cara a la joven con el puño cerrado.

Voltee y allí estaba él, con sus manos puestas sobre mi trasero y entre mis piernas”, dijo Sophie.

Para evitar mayores inconvenientes, Sophie y sus amigas deciden irse del club; no obstante, eso no pareció gustarle a su agresor, a quien describen de unos 20 y tantos años, aproximadamente 1.80 metros de altura y con cabello oscuro. Cuando se iba, el hombre la golpeó de nuevo, pero esta vez fue con una botella de licor, la cual se rompió en mil pedazos al impactar contra la cabeza de la chica.

Pensé que era líquido de la botella en mi cara, pero después mi amiga dijo que había sangre cayendo. Estaba en estado de shock”, cuenta Sophie.

Sophie fue llevada rápidamente al hospital donde fue tratada por varias laceraciones en la cabeza, algunas requirieron varios puntos de sutura. En consecuencia, se presentó un informe por asalto agravado y daños corporales.

Lamentablemente, días después del suceso, la Policía de Malmo informó que se vieron obligados a archivar la investigación por falta de evidencias que pudieran ayudar a identificar al culpable.

Esperamos que alguien haya visto el incidente. Si es así, volveremos a abrir la investigación”, comunicó el portavoz de la Policía de Malmo, Nils Norling.

Las imágenes del hecho no tardaron en llegar a las redes sociales donde recibió una fuerte negativa por los internautas hacia el agresor de Sophie.

El club nocturno Babel, donde acontecieron los hechos violetos, emitió a través de una publicación en su página de Facebook que habían entregado todo el material disponible sobre el caso a la policía y alientan a los testigos a ponerse en contacto con las autoridades pertinentes.

Daily Mail / Metro

Al parecer, no es algo nuevo para el club Babel ser escenario de un accidente de naturaleza violenta, ya que el 3 de noviembre del año pasado fue bombardeado por atacantes desconocidos; de lo cual, por fortuna, nadie salió herido.

En esa ocasión, los testigos dijeron haber visto a un hombre huir en un auto a toda velocidad antes de la explosión que voló las puertas el lugar.

Esperamos que las autoridades encuentren más evidencia y puedan dar con el paradero de este terrible hombre. Recuerda que, en situaciones como ésta, es muy importante denuncias si sabes algo.

Esperamos que la violencia de género contra la mujer se detenga. Comparte esta noticia con tus amigos.