Los investigadores de crímenes de animales en Inglaterra, se han quedado totalmente conmocionados por el reciente descubrimiento del cadáver de un perro anciano Staffordshire bull terrier.

Lo encontraron dentro de una mochila con las patas perfectamente atadas con un cable y sujeto con evidente fuerza a un edredón infantil con cinta adhesiva.

ADVERTENCIA: CONTENIDO SENSIBLE

Perro Staffordshire bull terrier encontrado con la boca herida, atado de patas y tirado en el bosque

Estas horribles imágenes muestran el perro muerto encontrado por un jardinero en una mochila con cremallera y envuelto en un edredón para niños con cinta adhesiva, en el borde de New Forest.

Sus patas también estaban cruelmente atadas.

La RSPCA (Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad hacia los Animales) ahora ha lanzado una investigación tras el horrible descubrimiento cerca de la aldea de Dibden Purlieu, en Hampshire.

La inspectora de RSPCA, Penny Baker, dijo:

“Lo encontraron en una mochila grande y completamente nueva, con cremallera. el perro estaba envuelto en una funda de edredón y con cinta adhesiva, y tenía las piernas atadas con cables”.

“Tenía una afección corporal normal, con algunas costras en la zona de la ingle y hematomas en la boca, pero no está claro cómo murió. Me interesaría saber de dónde viene este perro y cómo terminó enterrado en una bolsa con las piernas juntas”.

“Si alguien lo reconoce, sabe de dónde puede haber venido, o si vio algo sospechoso en el área cuando el cuerpo fue arrojado, realmente me gustaría saber de ellos”.

Sin embargo, la forma en que las patas delantera y trasera del terrier estaban unidas con una atadura de cables significa que existe la posibilidad de que el desafortunado animal aún estuviera vivo cuando fue arrojado al bosque.

Los expertos todavía tienen que determinar exactamente cómo murió el Staffordshire bull terrier o si todavía estaba respirando cuando lo tiraron como basura. Los informes revelaron que el perro tenía la boca magullada.

Lo que sí se puede evidenciar es que quien abandonó al animal hizo grandes esfuerzos para asegurarse de que no se encontraran pistas sobre su origen. No llevaba un collar y no había sido equipado con un microchip, por lo que no ha sido posible averiguar de dónde venía o quién era su dueño antes de su muerte.

La organización ha pedido que cualquier persona que tenga información se comunique con la línea de apelación de RSPCA al 0300 123 8018.

Daily Mail / Express.co.uk

Es muy doloroso y lamentable que ya no exista el más mínimo escrúpulo por perpetrar semejante acto tan vil a un ser indefenso. Son numerosos los delitos de maltrato y crueldad animal, y a pesar de que las leyes están favoreciendo cada vez más a los animales, son muchos más los casos en los que los desalmados quedan sueltos, y las víctimas a expensas de sus perversos planes.

¡No podemos dejar de denunciar este tipo de hechos tan atroces! Comparte esta noticia con tus amigos, puede ser que entre todos ayudemos a dar con el culpable.