Cuesta comprender que existan personas capaces de atentar contra la vida de otro ser humano con violencia desmedida. Este crimen ocurrió durante una fiesta el pasado domingo en Dallas, Estados Unidos.

Meredith Hight, de 27 años, perdió la vida tras recibir impactos de bala propinados por su esposo.

En la reunión, ella compartía en su casa con amigos mientras veían un partido de los Dallas Cowboys, un equipo de fútbol americano.

El esposo de Meredith asesinó a siete personas tras abrir fuego en medio de la reunión, él fue herido por un policía en la escena del crimen.

La mujer había introducido la solicitud de divorcio pero no presentó una orden de alejamiento para protegerse de la agresividad de su pareja. La demanda de divorcio alegaba que la causa de la separación era “diferencias irreconciliables, discordia y conflicto de personalidades”.

Este lunes, la pareja habría cumplido seis años de casados. De acuerdo a las declaraciones de una amiga de la víctima a los medios de comunicación, decidieron terminar su relación tras una fuerte discusión.

Aseguró que “Meredith era muy buena cocinera, le encantaba acoger a amigos y familiares. Esta fue su primera oportunidad de hacerlo después de su divorcio”.

Lamentablemente, murieron siete personas que resultaron heridas de bala en la escena del crimen, la octava falleció en el hospital.

También se reportó el fallecimiento de una novena víctima, y que otra permanece recluida en el hospital pero se desconoce su estado de salud. El asesino es uno de los que resultó muerto.

La policía acudió al lugar tras recibir una llamada alertando que había disparos aproximadamente a las ocho de la noche. Gregory Rushin, declaró que el oficial llegó y encontró los cuerpos de los heridos en el patio y corrió hacia el interior de la casa.

“Cuando ocurre algo así, no puedes esperar, tienes que entrar enseguida, porque cada segundo cuenta”, comentó el policía.

Meredith jamás pensó que la reunión con sus familiares y amigos para ver el juego de su equipo favorito terminaría en una tragedia tan horrible.

Las autoridades policiales están esperando notificar la noticia a todos los familiares de las víctimas para continuar con la investigación. “Realmente me gustaría que supiéramos quiénes eran las otras víctimas, estaban todos muy cerca. No lo sabemos”, comentó la policía mientras hacían las labores de recolección de pruebas en la escena del crimen y el levantamiento de los cadáveres.

Es muy triste lo que ocurrió, muchas familias enlutadas tras la pérdida irreparable e injusta de sus seres queridos a manos de un hombre violento que no tenía consciencia sobre el daño que estaba haciendo.

Las víctimas tienen edades comprendidas entre 20 y 30 años, Stacey Glover, es una vecina de Meredith, y comentó que durante esa tarde escuchaba a la mujer asesinada junto a sus amigos compartiendo y riendo mientras asaban una barbacoa.

Alrededor de las ocho de la noche escuchó los impactos de bala, abrió la puerta y sintió un intenso olor a pólvora. Enseguida notó que la policía estaba en el lugar diciendo “Manos arriba”.

Daily Mail

Sobre la relación de Meredith y su pareja comentó que discutían con frecuencia y utilizaban un lenguaje muy soez y ofensivo.

Crystal Sugg, quien vive muy cerca del lugar del crimen, aseguró que antes de los disparos pudo ver a un hombre discutiendo con una mujer. Pero realmente no podía entender sobre qué estaban debatiendo.

Mientras discutían, la mujer intentaba entrar a la casa cuando el hombre sacó el arma y empezó a disparar.

“Cuando disparó salí corriendo porque no quería que me hiriera. Escuché aproximadamente entre 30 y 40 disparos”.

Condenamos este brutal ataque donde personas inocentes perdieron la vida es tan trágica y dolorosa agresión. Compartamos un mensaje de solidaridad con los familiares de las víctimas.