Abdul Samad perdió la vida tras ser apuñalado por una banda de matones que querían robarle su iPhone 7, el joven de 28 años recibió una puñalada en el corazón que acabó con su vida.

Sus padres tuvieron que encontrar la desgarradora escena de verlo ensangrentado frente a la puerta de su casa, Abdul se arrastró hacia la entrada y toco frenéticamente el timbre para pedir ayuda mientras agonizaba.

Abdul, economista, y voluntario de organizaciones de caridad, fue trasladado a un centro hospitalario donde murió poco tiempo después.

Las autoridades policiales detuvieron a dos jóvenes de 17 y 18 años por el asesinato de Abdul, quien fue descrito por sus seres queridos como un “modelo a seguir para los niños”.

Sus padres relataron cómo se precipitaron por las escaleras de su apartamento para encontrarse con su hijo herido frente a su casa en Little Venice, al noroeste de Londres.

El hermano de Abdul, de 37 años, relató que: “Mi madre llegó a la puerta y lo vio cubierto de sangre, el cuchillo atravesó su corazón. Mi madre y mi padre bajaron y él estaba tirado en el suelo. Mi madre me llamó y me dijo ‘tu hermano se está muriendo’, fue horrible”.

Además, contó que su hermano se había dedicado durante años a ayudar a los niños locales, trabajó para una organización benéfica comunitaria llamada Covent Garden Dragon Hall Trust, ayudando a los jóvenes de Londres a desarrollar habilidades en el área de informática y llevándolos a viajes, al teatro y otras actividades recreativas.

Abdul dejó un legado muy importante, luchó para cambiar la vida de los jóvenes desfavorecidos que habían vivido en situación de calle. En la organización no sabían cómo darle la trágica noticia a los niños.

Un amigo del fallecido comentó que “Había un par de hombres ciclomotores que se acercaron a él, siempre andan por aquí y trataron de robarle su iPhone 7, creemos que él debe haberse resistido”.

La representante de Scotland Yard, Cressida Dick, aseguró que está asombrada por la magnitud de los crímenes relacionados con ciclomotores, sugirió que los ladrones de dos ruedas están imitando a delincuentes que han visto en videos publicados en Internet.

El mismo día que Abdul fue asesinado, un joven de 20 años murió fuera de la estación de metro de Parsons Green al oeste de Londres.

Las bandas de motoristas están realizando aproximadamente 54 veces al día en Londres, incluso hacen sesiones de entrenamiento para aprender cómo arrebatar teléfonos móviles en la calle.

Hasta finales de mayo del año pasado se registraron 8.192 delitos asociados con scooters.

Daily Mail

Esperamos que tomen las medidas preventivas necesarias para prevenir este tipo de delitos, nada podrá recuperar la vida de los jóvenes fallecidos a manos de la violencia pero esperamos que se haga justicia. Comparte esta estremecedora noticia.