Dicen que nosotros nos forjamos nuestro futuro y la verdad es que cada una de las decisiones que tomamos repercute en quienes somos o en quienes seremos. Una sencilla respuesta, caminar por una calle diferente, una decisión puede cambiar nuestra vida completamente.

Incluso un simple sí, puede terminar en algo tan grave como un secuestro.

Eleanor Williams, es una mujer que ha llevado una culpa dentro de sí durante más de 34 años, en ese momento con tan solo 18 años tenía una bebé de tan solo 3 meses y medio. La había llamado April Nicole y estaba junto a ella en la estación de buses de Washington D. C. Fue un 2 de diciembre cuando su vida tomo un rumbo totalmente diferente.

Su hija tenía un abrigo blanco y rosa cuando una amable mujer se acercó.

Era una mujer muy alegra, afroamericana y le dijo a Eleonor que se llamaba Latoya, ella comenzó a sacarle conversación y sintió mucho interés por April, hacia muchos comentarios sobre ella era muy amable parecía una buena persona. “Era alta, esbelta y amablemente me preguntó si podía cargar a April”, dijo Eleonor en una entrevista.

Ella inocentemente se los permitió mientras la mujer le hacía preguntas, estaba interesada en saber hacia dónde nos dirigíamos cuanto tiempo tenía la niña y cosas como esas que parecían completamente normales.

“¿Puedo cargarla solo un minuto? Y contesté que sí”, continuó Eleonor.

“En seguida me dijo que April necesitaba un cambio de pañales y que yo lucía muy cansada que podía hacerlo ella, sin pensarlo contesté que sí, realmente estaba cansada, en seguida lo dudé pero ella ya se había levantado y si dirigía al baño con la niña”. Fue la última vez que Eleonor vio a su pequeña hija.

La imagen a continuación, se trata de un retrato hablado de la apariencia de Latoya.

No fue hasta después de unos minutos al notar que no volvían que se dio cuenta de su terrible error. Después de 10 minutos comenzó a sentirse nerviosa y al buscarlas no la encontró, han pasado 34 años y Eleonor aún no tiene ninguna pista sobre su pequeña April. Aun puede recordar las palabras de Layota como si fuera ayer.

Esta fotografía representa como luciría April en la actualidad.

TheWashingtonPost / Infobae

Leslie Parsons, jefe de la división de investigaciones criminales de la policía de Washington, cataloga este caso no resuelto como único en su tipo. Latoya pareciera haberse esfumado no hay ningún registro, ni una sola pista al respecto. Es la primera vez que Eleonor habla públicamente de su experiencia, se siente avergonzada y se culpa a sí misma de su decisión, incluso intentó suicidarse. Actualmente vive en Connecticut y cada año celebra sola el cumpleaños de su hija.

Comparte la terrible historia del secuestro de April nunca será tarde para intentar unir a esta madre con su amada hija.