Un hombre que apoya al grupo terrorista ISIS convocó a sus seguidores a atentar contra la vida del hijo del príncipe William, el pequeño George de 4 años en su escuela.

El sujeto de 31 años ha sido acusado por seis cargos de terrorismo, además amenazó con inyectar veneno en los helados de los supermercados y atentar contra la vida de los consumidores, que especialmente serían niños.

Husnain Rashid, brindó asesoramiento sobre ataques terroristas con veneno, productos químicos, bombas y armas blancas. Se pudo comprobar que estuvo en contacto con un miembro activo del ISIS en Siria, para él la única opción para combatir al jihad era atacar a los países occidentales.

El acusado publicó una imagen del príncipe George mientras estaba afuera de la Escuela de Thomas Battersea a la que asiste, con el mensaje: “ni siquiera la familia real se quedará sola”.

Su publicación fue una directa amenaza contra el niño, la fiscal Annabel Darlow aseguró: “el objetivo principal de sus actividades era proporcionar una gran cantidad de material a través de Internet ofreciendo herramientas para realizar ataques terroristas.

Sobre todo, a aquellos que se preparaban para perpetrar atentados, les ofrecía asistencia y apoyo.

Lo que proponía era estremecedor, no tenía contemplación para plantear un ataque donde pudiera haber víctimas fatales de corta edad, miembros de fuerzas combatientes y civiles.

“Una de las cosas que sugirió fue inyectar veneno en helados de supermercado y atacar al príncipe George en su escuela”.

Asimismo, le pidió a un jihadista británico que lo ayudara a convertirse en un combatiente del Estado Islámico. Envió 290.000 mensajes en grupos de chat encriptados antes de que las autoridades policiales lo arrestaran en su domicilio en noviembre del año pasado.

Conversaba con frecuencia con un terrorista que luchaba en Siria llamado Omar Ali Hussain y conocido como “Repunzel”.

El acusado se encargó de promover el odio y apoyar a los “lobos solitarios” que querían perpetrar un atentado terrorista.

A “Repunzel” le envió asesoría sobre cómo utilizar láser para derribar aviones de prevenir la defensa de los enemigos interfiriendo sobre los sistemas de misiles, con esto pretendía que lo convocaran para luchar en Siria.

También conversó sobre cómo podrían atacar utilizando drones. La fiscal comentó que había enviado un manual del Ejército de aproximadamente setenta páginas que habla sobre señuelos y estrategias de engaño. Así como un vídeo asociado a diversos sistemas de desviación de misiles infrarrojos.

En sus mensajes expresaba su admiración por los ataques cometidos “esperando cometer un último atentado más exitosos”, aseguró.

Cuando la policía se presentó en su casa para arrestarlo él lanzó un teléfono móvil que se presume que tenía muchas evidencias que podrían comprometerlo más.

Daily Mail / Metro

Posteriormente, los agentes comprobaron que en ese dispositivo arrojado estaban sus muestras de AND.

Un caso estremecedor que afortunadamente no ha cobrado ninguna víctima. Compártelo.