José Enrique Abuín, de 41 años, es el asesino confeso de Diana Quer, la joven madrileña de 18 años que estuvo desaparecida durante 16 meses. Desde su detención tras la denuncia de una joven a la que intentó secuestrar, las autoridades reunieron las pruebas suficientes de su implicación en el caso de Diana.

Finalmente, confesó haberla matado y llevó a los agentes de la Guardia Civil al lugar donde había mantenido oculto el cuerpo sin vida de la joven. Puedes recordar la noticia aquí.

Para la familia del acusado comenzó una horrible pesadilla, su esposa Rosario, fue imputada, pero comprobaron que no habría participado en el delito y fue puesta en libertad después declarar.

Sin embargo, se ganó el rechazo de toda la comunidad que repudia el brutal acto de violencia que cometió José Enrique, alias “El Chicle” contra la joven.

Ellos se pronunciaron ante los medios de comunicación para expresar su sentimiento de dolor y su solidaridad hacia los familiares de Diana Quer.

María Abuín, hermana de “El Chicle”, ha recibido muchos insultos y amenazas a través de las redes sociales y se vio en la obligación de dar la cara ante los medios para ofrecer una entrevista y aclarar que ella no es la asesina.

“Yo no soy la asesina, ni mi familia”.

Ella decidió denunciar los insultos de los que ha sido víctima, relató que el día de la detención de su hermano se encontraba trabajando en la pulpería donde labora desde el mes de julio del año pasado.

Un compañero le informó sobre el arresto de un hombre en Rianxo, le preguntó si lo conocía y cuando ella fue a ver el televisor que se encontraba en el área de la barra se percató de que era su hermano y no podía salir de su asombro.

Aseguró que desde ese momento se siente muy avergonzada, también denunció que dos días después, cuando regresó a su trabajo su jefe le informó que estaba despedida porque supuestamente no había superado el período de prueba.

Ese día, el pasado 02 de enero, las cámaras de diversos medios de comunicación se ubicaron en las adyacencias de la pulpería donde María trabajaba.

Ella relató que desde hace 5 años cortó la relación con su hermano porque le pedía dinero constantemente y su esposo se quejó al respecto, desencadenando así una fuerte discusión entre ellos.

Ante la molestia de José Enrique con su cuñado, lo denunció ante la policía por violencia de género, así que estuvo una noche en un calabozo para cumplir con el protocolo hasta que María declaró desmintiendo a su hermano el día siguiente y logró salir en libertad.

Describe al “Chicle” como mentiroso, celoso e irresponsable. Aseguró que:

“Es un asesino, un monstruo y no merece vivir, tiene que pagar con lo que hizo hasta que pida la muerte, pero no como el dolor de la pobre Diana, mucho más”.

Afirmó que su hermano “No merece ver la luz” después de cometer un crimen tan atroz.

EP /AT

Ahora solo espera que se haga justicia y que ella y su familia no se vean afectadas por la conducta de su hermano que actualmente está bajo prisión. Comparte este revelador testimonio.