Tiffany Van Dyke, de 41 años de edad, profesora de ciencias y Promotora de Salud online, sufrió de una ruptura en el talón de aquiles mientras hacia una rutina de ejercicios en la sala de su casa ubicada en Home Bay, Texas.

La temible lesión sucedió cuando Tiffany relizaba el ejericio llamado “elevación de rodillas”, el cual consiste en subir repetidamente las rodillas hasta la altura del pecho, muy popular para fortalecer las rodillas en casa.

Pero si la lesión por sí misma ya es grave, fue incluso peor es el sonido que se produjo al momento en que le ocurrió a Tiffany. En el video que la misma Tiffany estaba grabando se puede escuchar con claridad el terrible estruendo.

“Literalmente pensé que había sonado un disparo en mi casa”, expresó Tiffany. Lo que nos deja entrever la magnitud de lo que fue el sonido que escuchamos a través del audio del video.

Tal vez la comparación pueda sonar un poco exagerada, pero es innegable que el golpe seco que se escucha es inquietante a sabiendas que se debe a una lesión de tendón.

De verdad no puedo creer que incluso lo tuve en video. El ‘pop’ que hace el Aquiles es muy ruidoso y cualquiera que lo hubiera escuchado estaba en estado de ‘shock’”.

Tiffany, obviamente, se vio obligada a interrumpir su rutina debido al dolor que ella describió de la siguiente manera:

Se sentía como si mi pierna estuviera en llamas. Ha sido la sensación más loca de todas. Realmente podía sentir mi tendón enrrollándose en mi pierna”.

Aunque, ciertamente, este tipo de lesiones es más común en personas mayores de 30 años, la realidad es que le ocurren a atletas de todo tipo, incluso en los más experimentados.

“No podía mover mi pie hacia atrás y adelante y supe inmediatamente que era mi Aquiles”.

Por suerte, en la casa se encontraba su hijo de 7 años, Brock; quien, después de ver la situación y preguntarle a su mamá qué hacer, fue en busca de hielo para ponerle en la pierna a su madre y llamó de inmediato para pedir ayuda.

“Por supuesto que estaba adolorida y en shock también, pero la forma en la que mi pequeño Brock vino en mi rescate fue asombrosa.”

Brock cuidó de su madre hasta que su abuelo (suegro de Tiffany) llegó a la casa y la llevó al hospital donde sería operada 2 días depués. Además, se vería que la lesión no fue sólo en su talón de Aquiles, sino también en parte de su pantorrilla.

El tiempo promedio de recuperación es de 5 a 6 meses, después del cual, el tendón nunca vuelve a tener la misma fuerza.

Había leído muchos posts y artículos sobre personas promedio con ruptura de sus aquiles, y muchos de ellos dijeron nunca volver a la normalidad”, dijo Tiffany. “Yo pasaba 5 días a la semana en rehabilitación, haciendo estiramientos y usando ‘tablas de tambaleo’ para reconstruir la fuerza de mi pierna”.

Tras esta operación, que fue en octubre del 2016, Tiffany necesitó 3 meses para volver a trotar y hacer rutinas básicas.

Recordemos que siempre debemos ser muy cuidadosos con nuestros cuerpos y nunca debemos forzarlos de más, generalmente el cuerpo nos da señales para indicarnos cuando es momento de descansar.

Comparte esta impresionante noticia con tus amigos.