Los tiroteos masivos en Estados Unidos se han convertido en una angustiosa pesadilla para cientos de padres que no saben qué destino les depara a sus hijos, por mayores medidas de seguridad que se tomen. La mayoría de ellos han sido perpetrados por adolescentes antisociales, que presos de las drogas y por historiales delictivos y de violencia, deciden acabar con la vida de cientos de vidas inocentes.

Y aunque la tranquilidad de algunos puede aflorar cuando se habita en una zona segura, jamás se puede cantar victoria.

Es lo que sucedió en una escuela de Florida, en Parkland, una zona de un alto poder adquisitivo, recientemente declarada como el lugar más seguro del estado. Y precisamente ahí, los alumnos del Marjoy Stoneman Douglas Highschool, en el condado de Broward, tuvieron que ser testigos de las escenas más aterradoras por un tiroteo masivo perpetrado por un joven de 20 años, identificado como Nicolas de Jesus Cruz, quien ya está detenido, según informó el sheriff del Condado de Broward.

Al menos 17 muertos y decenas de heridos son las víctimas hasta el momento del sangriento atentado.

En las redes sociales han surgido imágenes desgarradoras tomadas por los propios alumnos, que en medio de la angustia trataban de comunicarse con sus familiares, publicando sus sentimientos de frustración y desesperación frente al estruendoso sonido de los disparos.

Por su parte, las autoridades de la escuela hablaron de la existencia de “numerosas víctimas mortales”.

El centro escolar tiene alrededor de 3.000 alumnos y en cuanto se produjo el tiroteo el instituto tuvo que ser cerrado de emergencia.

Durante varios minutos, las autoridades policiales informaron de un “atacante activo” y pidieron que se evacúe todo el área cercana al centro educativo.

Algunos estudiantes fueron evacuados de la escuela, mientras que otros se atrincheraron dentro mientras se trataba la situación del tirador activo.

Impactante: Las víctimas del tiroteo fueron tratadas en la acera mientras se informaba que el pistolero seguía prófugo y agentes de la ley de múltiples agencias inundaban la zona.

Los alumnos tienen entre 14 y 20 años, y en cuestión de minutos comenzaron a filtrarse imágenes de la situación de pánico grabadas por los alumnos desde dentro del instituto.

Desgarradoras escenas del tiroteo compartieron los alumnos con sus padres: los estudiantes están tirados en el suelo mientras se escuchan voces y disparos.

Un video del teléfono de un estudiante dentro del aula fue enviado a su padre, en el que le decía que se encontraba en el aula vecina, de donde provenían los disparos.

“El sospechoso, ya detenido, era un chico problemático, que alardeaba de las armas que poseía y que había sido expulsado de la institución”, declaró el sheriff.

Un alumno de la institución Mattew Waker, de 17 años, confesó que eran “muchos los alumnos que bromeaban diciendo que iba a ser él quien disparara la escuela. Resulta que todos lo predijeron. Eso es una locura “.

Las imágenes de televisión mostraron cómo la policía se llevaba esposado a Cruz, que llevaba pantalones oscuros y camiseta granate.

Un estudiante, en una camilla, es depositado en la parte trasera de una ambulancia después del tiroteo masivo el miércoles por la tarde

Desgarradores momentos de los reencuentros entre padres y sus hijos sobrevivientes

Múltiples estudiantes compartieron fotos desde el interior de las aulas de la escuela secundaria

Los estudiantes mostraron cómo se encogían de miedo debajo de los escritorios a medida que estallaban los disparos

Los estudiantes salieron corriendo del edificio y se reunieron en los árboles al otro lado de la carretera

La mayoría de los afectados fueron trasladados al hospital Broward Health North.

La tragedia tuvo lugar poco antes de que se acabara la jornada lectiva, alrededor de las 3 p.m., hora local.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, por su parte, envió sus condolencias y rezos a las familias de las víctimas por Twitter:

“Ningún niño, profesor ni cualquier otra persona debería sentirse inseguro en un colegio estadounidense”, escribió.

Los gobernantes de las naciones no deberían permanecer tranquilos mientras las vidas de los habitantes corren un riesgo tan alto. Se deben tomar medidas extremas para que estos desalmados no sigan haciendo de las suyas y causando tanto daño y sufrimiento a gente inocente.

Nos unimos al dolor de los familiares de las víctimas. Comparte esta impactante noticia en tus redes.