El pasado miércoles 10 de enero la población de Venezuela se llenó de luto al enterarse de un horrible accidente marítimo ocurrido en su frontera con la isla de Curazao debido a la migración masiva que tiene lugar en el país sudamericano por la difícil situación económica, social y política que viven.

La falta de comida, la hiperinflación persistente, el alto costo de la vida, un gobierno despreocupado y violento, además de tener las ciudades más inseguras del mundo han causado que su población se plantee emigrar o refugiarse en otros países en búsqueda de un mejor futuro para huir del caos de su país natal.

Los destinos que son elegidos por los venezolanos para emigrar suelen ser Chile, Argentina, Panamá, España o Estados Unidos de América.

Sin embargo, en los últimos meses hay muchos que han recurrido a trayectos más cercanos por la falta dinero y es así como deciden ir a países fronterizos, entre ellos las pequeñas islas de Aruba y Curazao.

El pasado 10 de enero un grupo de personas decidieron zarpar de manera ilegal en balsa desde La Vela de Coro, en el estado Falcón, hasta Curazao.

La distancia a recorrer era de unos 7.724 kilómetros, pero por el gran oleaje de la madrugada la embarcación chocó con varias rocas cerca de Koraal Tabak, Curazao, provocando que la balsa se rompiera y naufragara en las costas de la isla.

Las imágenes son devastadoras

Según los registros oficiales, en la balsa iban 10 venezolanos menores de 30 años, 6 de ellos lograron llegar sanos y salvos a tierra firme, pero otros murieron en el intento.

La Guardia Costera del Caribe Holandés encontró cuatro cuerpos sin vida junto a la embarcación destrozada en su territorio.

ADVERTENCIA: LAS SIGUIENTES IMÁGENES PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD DE ALGUNAS PERSONAS.

Sin embargo, en otras fuentes se contabilizan que los tripulantes de la balsa eran más de 30 personas y que muchas de ellas están desaparecidas en el mar.

La Guardia Costera del Caribe Holandés inició rápidamente una inspección en sus aguas en búsqueda de otros náufragos y el 13 de enero encontraron otro hombre sin signos vitales en la bahía de Saint Joris. La cifra ascendió a cinco personas fallecidas, dos mujeres y tres hombres.

El diputado del estado Falcón, Luis Stefanelli, informó que:

Hay cinco muertos y 16 sobrevivientes que han contactado a sus familiares en Venezuela. Falta ver qué pasa con nueve personas, porque había 30 en la lancha”.

Las redes sociales han sido el medido de comunicación de los sobrevivientes y que también ha sido usado para notificar a los familiares sobre aquellas personas que están desaparecidas o fallecidas.

Los familiares de las víctimas del naufragio están consternados con el accidente porque el motivo del viaje de todos sus tripulantes era tener un buen ‘futuro’ para ellos y su familia.

Lamentablemente tuvieron un desenlace fatal que hoy le da la vuelta al mundo demostrando la desesperación de los venezolanos por sobrevivir y poder disfrutar de los servicios básicos como la salud, alimentación y seguridad.

Tanto que luché para que no se fuera del país y se me murió ahogado buscando una vida mejor”, dice Heiro Loaiza, el padre de uno de los jóvenes que murió en el naufragio.

El país entero está de luto debido a que estas muertes están relacionadas directamente a la necesidad de emigrar que se está sufriendo en Venezuela.

El Colombiano / La Verdad / Facebook / Twitter

Paz a los fallecidos y condolencias a sus familiares.

¡Que esta noticia sea eco de la realidad que viven los venezolanos! ¡Comparte!