No hay razones ni motivos para actuar de manera violenta contra otro ser humano; sin embargo, existen personas que se dejan llevar por la ira ocasionando terribles y lamentables tragedias.

Muchas de las iracundas bestias, suelen encontrarse en el entorno familiar y llegan a causar daño a sus seres cercanos incluso hasta la muerte de sus parejas, familiares y amigos.

En la madrugada del domingo 20 de septiembre de 2015, los oficiales de emergencia de Sunrise, Florida, llegaron después de la llamada que Fidel López hizo al 911. El hombre le dijo a la operadora que su novia, María Nemeth, no podía respirar correctamente y que iba a morir.

Cuando la policía llegó encontró a López llorando y gritando por auxilio junto al cuerpo desnudo de su novia en el piso del baño, pero la escena no coincidía con lo que había relatado el hombre en la llamada.

Además de estar desnuda en el suelo del baño, las autoridades notaron que a la puerta del baño le habían arrancado las bisagras y también habían encontrado sangre y tejido humano en las paredes, puertas y armarios de todo el apartamento, en el cual la pareja había compartido por una semana.

A Nemeth, de 31 años, la declararon muerta mientras que a su novio, Fidel de 24 años, lo detuvieron en la escena. Varios vecinos de la pareja informaron que habían escuchado fuertes gritos por unas dos horas y la policía empezó a notar que se trataba de un caso de violencia de género.

En el apartamento también había una botella a la mitad de Tequila y limones cortados en la cocina, así como muchas señales de enfrentamiento físico. Según la primera declaración de López se trataba de una sesión de sexo rudo. El hombre explicó que durante el sexo la mujer paró, fue al baño, vomitó y colapsó.

Días después y con más preguntas, López declaró una versión distinta que no confirmó hasta dos años después. Hoy, López con 26 años y detenido en prisión, contó que el motivo para él enfurecerse y convertirse en una bestia iracunda fue que su novia, María Nemeth, pronunciara el nombre de su ex esposo dos veces durante sus relaciones sexuales.

López relata que encerró a la mujer en un clóset y destrozó todo el lugar, después regresó al clóset y Nemeth estaba inconsciente y fue cuando insertó una botella de cerveza, una plancha de cabello e incluso sus dos puños por su vagina. Confesó que su brazo entró hasta el codo y que posteriormente arrancó parte de sus intestinos.

Tras esta brutal agresión, el hombre tomó a su novia, y la llevó al baño para tratar de reanimarla y despertarla, pero eso nunca ocurrió. López salió a fumar un cigarrillo y llamó a emergencias.

Independent / Relay Hero

Lamentable situación, esperamos que todo el peso de la ley caiga en estas bestias cegadas por la ira.

Paz a los restos de María Nemeth.

No olvides compartir y alzar tu voz contra el maltrato.