“Ya amo a este bebé”, es uno de los mensajes que Christopher Watts, de 33 años, le envió a Shannan, su esposa embarazada el pasado 19 de junio como respuesta a una imagen que ella le envió de la ecografía de su tercer embarazo.

Ese mismo día ella le escribió en Facebook un mensaje que decía: “¡Me encanta Chris! Eres el mejor padre que las chicas podríamos pedir”.

Él reportó la desaparición de su esposa y sus hijas a la policía, incluso les envió un emotivo mensaje a través de los medios de comunicación televisivos para pedirles que regresaran.

“En mi corazón creo que ella está en algún lado y espero que esté a salvo. No sé qué hacer en este momento. Me siento tan solo en esta casa. No sé a dónde volver desde aquí”.

La mujer y sus hijas desaparecieron el lunes después de regresar de un viaje de negocios en Arizona, Shannan trabajaba como vendedora de un suplemento para pérdida de peso y solía viajar por todo el país e incluso al exterior para participar en conferencias de ventas.

Ese fin de semana las niñas se quedaron junto a su padre.

Christopher le dijo a las autoridades policiales que su esposa dejó de responder a sus mensajes en la mañana y que entró en pánico.

El suceso conmovió a toda la comunidad, y la policía emprendió un operativo de búsqueda para dar con el paradero de la mujer y de sus pequeñas, ella estaba embarazada de 15 meses y su bebé se llamaría Nico.

Pero durante la noche del pasado miércoles los agentes lo detuvieron por considerarlo sospechoso.

Finalmente, el jueves hallaron los cuerpos de Shannan y de sus hijas Celeste, de tres años y Bella, de cuatro años. Estaban en un campo petrolífero ubicado en Colorado donde trabajaba Christopher.

Actualmente Christopher está recluido sin fianza en la cárcel del condado de Weld, fue acusado de tres cargos de homicidio y tres cargos de falsificación de pruebas.

Cuando lo trasladaron a la sala del tribunal él mantuvo la mirada baja, solo hizo contacto visual cuando el juez Marcelo Kopcow leyó sus derechos quien estableció una audiencia el martes para revisar los cargos.

Los fiscales presumen que la madre y las niñas fueron asesinadas en su casa y que el acusado trasladó los cuerpos horas después, se esperan los resultados de las autopsias.

Se pudo conocer que la familia enfrentaba una demanda por 1.500 dólares y que se habían declarado en bancarrota en 2015 ante las aplastantes deudas que tenían en las tarjetas de crédito, estaban pagando una hipoteca.

Sus amigos alegan que nunca notaron ningún comportamiento extraño en la pareja. Durante los días en los que Shannan estuvo desaparecida su esposo ofreció varias entrevistas a los medios de comunicación locales y en algunas de sus declaraciones se contradecía.

“¿Pero podría haberse ido? No lo sé, pero si alguien la tiene y no están seguros, los quiero de vuelta ahora “, este fue uno de sus mensajes.

La investigación se mantiene bajo secreto de sumario, los agentes no han revelado cómo murió la madre ni sus hijas ni la razón que motivó a Christopher a cometer el asesinato.

El acusado confesó su crimen y llevó a la policía hasta el lugar donde estaba el cuerpo de su esposa, ellos hallaron horas más tarde los de las niñas.

La familia de Shannan está devastada e indignada, aseguran que la policía debió detener antes al sospechoso.

“No hace falta ser un genio para saber quién podría ser culpable. Mi sangre está hirviendo”, dijo el hermano de la madre fallecida.

Lamentaron el crimen inhumano que le arrebató la vida a Shannan, a sus hijas y a su bebé por nacer. Aprovecharon para pedir respeto a la intimidad que necesitan para enfrentar un momento tan difícil.

La policía registró la casa donde vivía la familia, fueron fotografiados llevándose pruebas en bolsas.

Es un suceso estremecedor, una joven madre y sus tres hijos perdieron la vida de una manera injusta y dolorosa.

Sus familiares, amigos y vecinos han dejado en las afueras de su casa flores, globos y peluches como un homenaje para los cuatro fallecidos.

Daily Mail

El engaño y la frialdad del asesino han indignado a todos, enviemos un mensaje de solidaridad para los familiares de las víctimas.