El escándalo de la presunta agresión sexual de tres futbolistas del equipo Arandina de Aranda de Duero que compite en Tercera División, está conmocionando España y a la comunidad internacional.

Los jóvenes futbolistas fueron arrestados después de que una joven menor de edad los denunciara por haber sido víctima de una agresión sexual hace diez días en Aranda en un piso compartido donde vivían los tres jugadores, pagado por el club.

El portero Víctor Rodríguez Ramos, de 22 años, y los delanteros Carlos Cuadrado, de 24, y Raúl Calvo, de 19 se vieron involucrados en un delito que los llevó a la cárcel.

Los futbolistas son conocidos como Viti, Lucho y Calvo. Según las declaraciones hechas por la joven a las autoridades policiales la menor habría acordado con uno de ellos para mantener relaciones sexuales y los otros dos intervinieron sin su consentimiento.

Alegó también, que el acto sexual pudo ser grabado y difundido por uno de los futbolistas, ella estaba recibiendo un tratamiento suministrado por la Fundación ANAR de Madrid (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo), quienes después de conocer el hecho le aconsejaron que presentara una denuncia.

Finalmente, la madre de la menor fue quien acudió a la policía para denunciar lo sucedido después de revisar el teléfono móvil de la menor.

Así que inició el procedimiento judicial contra los tres jóvenes en la UFAM de Madrid (Unidades de Familia y Mujer de la Policía) y ellos remitieron el caso a Aranda donde se produjo la presunta violación.

Viti y Lucho fueron arrestados en su domicilio, después requirieron la presencia de Calvo, el tercer jugador, en la comisaría de Aranda de Calvo quien se encontraba en Valladolid y fue detenido en la comisaría a la que acudió de forma voluntaria.

El pasado martes, la Policía trasladó a dos de los jóvenes detenidos al piso donde se produjeron los hechos, para realizar un registro, recaudar pruebas y esclarecer los hechos, estuvieron allí durante cinco horas. El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León emitió un comunicado donde explicó que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de Aranda de Duero declaró secretas las actuaciones.

Ante la polémica que generó el delito, el Club de Fútbol se pronunció a través de un comunicado para anunciar que en caso de que las acusaciones fueran ciertas, los tres jugadores serían apartados automáticamente de la disciplina del club. Puedes visitar su perfil de Twitter aquí.

Además, expresó su repudio a cualquier acto de violencia machista, mientras que los jugadores de la plantilla no han querido ofrecer declaraciones a los medios de comunicación.

El entrenador del equipo, Diego Rojas, declaró que “Ha sido un golpe duro porque esto es como una familia, debemos llevarlo con la mayor normalidad posible, aunque ha afectado al club, claro”.

Actualmente, los tres detenidos se mantienen en los calabozos de la Comisaría de Aranda del Duero, se espera la decisión del Juez, pero podrían enfrentar una condena de doce a quince años de prisión.

La víctima acude a Madrid junto a sus padres una vez por semana para recibir tratamiento psicológico, en una de las consultas manifestó lo ocurrido y relató que ellos la invitaron a su piso a tener relaciones sexuales, y que una vez ahí ella no quiso acceder a su ofrecimiento de mantener sexo en grupo y reaccionaron forzándola.

Aseguró que se sometió para evitar daños más graves.

EP / EM

Los aficionados del equipo están asombrados, los tres jugadores detenidos el pasado lunes llegaron este verano a Aranda de Duero para participar en la fase de ascenso a segunda división B, el club les pagó el alquiler de un piso compartido para que vivieran ahí durante toda la temporada.

Desde entonces empezaron una relación amistosa incluso con los vecinos, quienes aseguran que los veían tomando café o una cerveza en los días que no tenían partido.

Nadie se esperaba que fueran acusados de un crimen como ese, ahora los medios de comunicación, y los vecinos permanecen ávidos de información sobre el caso mientras las autoridades realizan las investigaciones pertinentes.

¿Qué te parece? ¡No te vayas sin compartir esta noticia!