Existen situaciones en la vida en las que se puede estar muy a gusto y en total seguridad. Sin embargo, existen otras en los que no tanto, tales como abismos al borde de una carretera, o estar en medio de un tiroteo. Minutos en los que pensamos que pueden ser los últimos de la vida en la tierra. Pero lo que nadie jamás se imagina es que dentro de una iglesia, uno puede estar en la situación de mayor peligro, al punto de perder la vida.

Es la increíble tragedia que ha sucedido ayer en la ciudad de Florencia.

Un turista español, identificado como Daniel Testor Schnell, de 52 años, procedente de Barcelona, falleció al caer una piedra de la parte superior de una de las naves de la Basilica di Santa Croce, confirmaron fuentes de la Policía.

El español, que era directivo hotelero, hacía turismo con su esposa, María Cristina Viniegra, por la ciudad italiana. Fue alrededor de las 14:30, cuando el trozo de mármol se despegó desde 30 metros de altura, de una columna en la zona derecha del transepto, y golpeó al hombre en la cabeza.

El objeto que se desprendió era una ménsula de piedra de 40 por 40 centímetros, y no tenía un valor histórico considerable.

Equipos de emergencia y miembros de la Policía Municipal llegaron de inmediato al interior de la Basílica, pero a pesar de que hicieron todo lo que estuvo a su mano, no consiguieron salvar la vida de la víctima.

Inmediatamente después de lo sucedido, la mujer de Testor, al haber sido testigo del fatal accidente, entró en estado de shock y también tuvo que ser asistida.

La Policía de Florencia señaló que decidieron acordonar la zona del suceso y realizan todas las investigaciones y comprobaciones necesarias para evitar en un futuro posibles accidentes.

La Basilica di Santa Croce, que permanecerá cerrada de momento, está situada en la plaza homónima de Florencia y es una de las iglesias franciscanas más importantes de Italia. Comenzó a construirse a finales del siglo XIII y alberga las tumbas de personajes ilustres como Miguel Ángel, Galileo Galilei o Nicolás Maquiavelo.

Han informado las autoridades que las diligencias judiciales ya están abiertas y se pretende esclarecer lo ocurrido tan pronto les sea posible, para determinar posibles responsables.

Aunque ya existen los primeros indicios de lo ocurrido y apuntan a que la piedra se habría venido abajo por el progresivo deterioro y el propio peso.

El Ministerio de Exteriores ha ofrecido asistencia consular a la familia del turista español. Y la propia cónsul honoraria, María Ángeles Velloso, será la encargada de atender a la familia y ofrecer la asistencia necesaria y oportuna.

EFE / La Nazione / El Español

Lamentamos que un accidente tan inesperado haya acabado con la vida de Testor. Queda claro que nadie fallece la víspera, y seguramente le había llegado ya la hora a este ciudadano español.

Nos solidarizamos con la esposa de Testor y toda su familia. Comparte esta noticia con tus amigos.