Disfrutar de la piscina y el sol es un placer para muchos, en medio de las altas temperaturas es una forma de refrescarnos mientras nos divertimos en buena compañía.

Pero a pesar de que no siempre los percibamos, hay peligros a los que debemos mantenernos alerta cuando estamos en una piscina. Como, por ejemplo, la manera en la que nos lanzamos a ella.

Un mal movimiento al caer podría ser fatal, tal como le pasó a un joven de 18 años en Estados Unidos cuando después de lanzarse en la piscina de la casa de su abuelo en Iowa.

El joven se dio un fuerte golpe en la cabeza, se rompió el cuello y se fracturó la columna vertebral quedando parapléjico.

Juan Rivera se lanzó al agua tal como lo había hecho en muchas oportunidades, jamás pensó que esta vez terminaría en el hospital. La piscina no tiene mucha profundidad y tuvo fracturas graves.

Cuando su madre regresó de hacer la compra se encontró con una escena aterradora: Juan estaba en el suelo y no podía moverse, era una situación “muy difícil”.

“Subió la escalera y saltó, se golpeó la cabeza y se paralizó instantáneamente”, relató Ariana King, novia del joven.

Alexandra Rivera, la hermana de Juan, creó una página de GoFundMe para financiar la recuperación del adolescente que requiere atención permanente. Su madre renunció a su empleo para poder cuidarlo.

“Nuestra familia está llena de dolor y devastada por la situación. Estamos contentos con todo el apoyo que recibimos de parte de amigos y familiares. Las donaciones serán utilizadas para la recuperación de Juan y las facturas de su madre que se tiene que dedicar a tiempo completo a cuidarlo y apoyarlo.

Gracias por todo y mantengan a Juan y a su familia en sus oraciones”, explicó en la página de recaudación de fondos.

Desde aquel día Juan ha permanecido ingresado en el hospital y escribió en su perfil de Facebook: “No bucees en aguas poco profundas. Lo que piensas que es divertido en ese momento, puede dejarte paralizado. Nadie, especialmente un joven de 18 años quiere saber que tiene un 95% de probabilidades de no volver a caminar”.

People

Cuando Juan esté estable para recibir el alta médica se mudará a Lincoln, en Nebraska, para seguir con un proceso de rehabilitación que mejore su calidad de vida.

“Puedes pensar que te estás divirtiendo, pero quiero decir, un pequeño error y podrías estropearlo todo. Estamos asegurándonos de que la gente tenga cuidado y piense dos veces antes de sumergirse”, dijo Juan.

Esperamos que el joven pueda recuperarse y vencer las adversidades de su condición de salud tras el accidente. Con la solidaridad de todos podrá mejorar su calidad de vida.

Es importante que todos sepamos cómo prevenir un accidente como este. Compártelo.