En Cangas de Onís, Asturias, España, se llevó a cabo un atraco con rehenes que finalizó con uno de los asaltantes muerto y un agente de la Guardia Civil herido.
Durante la mañana de hoy, desde las 9:20 se vivieron momentos de pánico en una institución bancaria, Liberbank, de la avenida de Comadonga, cuando dos sujetos armados perpetraron un atraco con toma de rehenes.

Uno de los asaltantes terminó atrincherado y decidió quitarse la vida con un tiro para evitar entregarse a las autoridades de la Guardia Civil que intervinieron en el hecho.
De acuerdo a información suministrada por la Guardia Civil, una mujer que iba a entrar a la sucursal del banco notó lo que estaba ocurriendo y llamó al 112 para alertar a las autoridades.

Así que varios agentes se acercaron al banco y mantuvieron rodeados a los asaltantes, también acudió un negociador para mediar con los delincuentes. Según el relato de una de los testigos, los dos atracadores salieron de la agencia bancaria y uno de ellos comenzó a disparar contra los guardias, quienes también replicaron con disparos.

Lograron disparar a uno de los asaltantes identificado como J.M.S.V, de 43 años de edad, oriundo de Burgos quien quedó tendido sobre la calle. En el intercambio resultó herido un agente de la Guardia Civil. Mientras que el otro asaltante regresó al banco.

Le ordenaron al asaltante herido que gateara para despejar la entrada al banco y lo detuvieron, fue trasladado en una ambulancia a un centro hospitalario.

Las personas se resguardaron en un cafetería cercana al banco, incluyendo a la gerente de la agencia, por instrucciones de los agentes.

El asaltante que estaba en la agencia mantuvo como rehenes a tres personas, dos empleadas y un cliente quienes finalmente pudieron salir ilesos.

El asaltante que los mantuvo secuestrados quedó atrincherado y se disparó. Fue identificado como J.C.S.G, de 59 años, también oriundo de Burgos.

Ambos asaltantes habían salido recientemente de la cárcel, tenían antecedentes de robo por intimidación.

Algunos de los vecinos despertaron con el estremecedor sonido de los disparos, fueron escenas de terror las que se vivieron en el lugar.
El desenlace pudo haber sido peor, la oportuna intervención de la Guardia Civil gracias a la denuncia que recibieron minimizó los daños.

Los agentes mantuvieron un amplio despliegue de seguridad en el que acordonaron la zona para evitar que las personas se acercaran a ver la peligrosa situación que estaba ocurriendo.

Después que todo terminó, los vecinos aplaudieron a los agentes de la Guardia Civil por haber acudido de inmediato y tomar las acciones necesarias para garantizar la seguridad de los ciudadanos que fueron víctimas del atraco y de los vecinos.

El Heraldo / Twitter

Se pudo conocer que el agente que resultó herido de bala en un brazo se encuentra fuera de peligro, recuperándose en un centro hospitalario.

Admiramos la labor de las fuerzas de seguridad. Comparte esta estremecedora noticia en tus redes.