Actualmente podemos decir que la sociedad se muestra más receptiva a temas antes considerados “tabú”, como la orientación sexual de las personas. En gran parte del mundo, se han aprobado leyes que permiten el matrimonio de personas del mismo sexo en igualdad de términos con las leyes de un matrimonio de personas heterosexuales.

Y aunque todavía nos falta mucho espacio por abarcar sobre el tema y aunque se encuentren casos de discriminación, no se había presentado un caso de magnitudes tan graves como el que presentamos hoy.

Pensamos que los años de tragedias como el holocausto y los campos de concentración habían quedado en el pasado y que habíamos avanzado a un mundo más igualitario y con menos discriminación, pero hay noticias que todavía nos impactan.

El pasado 8 agosto fue visto por última vez el cantante de pop ruso, Zelimkhan Bakaev, de 26 años; además, sus redes sociales fueron desactivadas. El artista había realizado un viaje desde Moscú, su hogar actual, hacia Grozny por la boda de su hermana.

Durante su viaje fue presuntamente detenido por las autoridades en Chechenia. Fuentes indican que lo detuvieron aproximadamente a 3 horas de su llegada, que fue dirigido a un campo de concentración anti-gays y fue torturado hasta su muerte en un transcurso de 10 horas simplemente por el hecho de ser homosexual.

Sin embargo, las autoridades aseguran no saber sobre Zelimkhan especulando que es posible que él simplemente haya abandonado el país.

Debido a la información confusa, se generó mucha polémica y tras su desaparición salió a la luz pública un vídeo del presunto joven en una habitación donde este decía: “No hay absolutamente nada que hacer en Grozny o Moscú porque hay muchos pend*jos. Aquí las personas son absolutamente diferentes: sales, todos te sonríen. Una perspectiva absolutamente diferente”.

Pero después de analizar el video, se encuentran ciertas incongruencias; por ejemplo, se muestran muebles y bebidas energéticas típicas de Rusia, las cuales no son comunes ni accesibles en Alemania. Es por esto que el video quedó desmentido y se le tacha de falso.

A pesar de todo, hasta la fecha no se ha encontrado el cuerpo del cantante y las autoridades siguen negando haberlo detenido o saber de su paradero.

Increíblemente, este no es el primer caso en Chechenia en el que ha habido denuncias de campos de concentración anti-homosexuales; los grupos de purga anti-gays secuestran, torturan e incluso asesinan personas homosexuales o con apariencia homosexual.

El gobierno de Chechenia ha dado declaraciones en las que dicen: “Si tales personas existiesen en Chechenia, la ley no tendría que preocuparse por ellas ya que sus parientes los habrían enviado a un lugar de donde nunca regresarían”.

El gobierno de Chechenia se limita a asegurar que tales personas como los homosexuales no existen en la república y que por tal motivo no hay de qué preocuparse en cuanto al asesinato de estos.

Pero contradiciendo estas declaraciones, está el testimonio de un ciudadano checheno al que se le dio el alias de Adam para proteger su identidad; Adam asegura que fue emboscado por las autoridades, retenido en una celda junto a una gran cantidad de personas, las cuales fueron maltratadas y recibieron todo tipo de torturas.

Después de haber sido agredidos, fueron llevados de vuelta a sus hogares. Los agresores informaron a las respectivas familias de las víctimas sobre las tendencias sexuales de los agredidos y dejaban el futuro de estas personas en manos de su familia.

The Sun / E Online / BBC

Esto no sería tan malo, pero la comunidad chechena es conocida por sus altos estándares religiosos y sus llamadas “matanzas de honor” ya que el hecho de tener un pariente con gustos homosexuales es desprestigiar a toda la familia y esto incluye tanto a parientes cercanos como lejanos. Por este motivo, Adam tomó la decisión de huir del país, ya que ni en su núcleo familiar podría vivir sin el miedo de morir por sus preferencias.

Todo esto nos deja mucho en lo que pensar sobre lo que sufre la comunidad LGBT en lugares como estos, organizaciones como Human Rights Watch y Amnistía Internacional se han declarado en desacuerdo con estos sucesos y también han creado una petición para el cese de estas acciones.

Puedes firmar la petición aquí.

Esperemos que pronto se esclarezca lo ocurrido con Zelimkhan y que a su vez cesen las torturas contras la comunidad LGBT en Chechenia.  No olvides compartir esta noticia para hacer eco de la realidad que se vive en esta comunidad.