El mundo ya conoce la crisis humanitaria que se está viviendo en Venezuela, donde la hiperinflación, la escasez de medicamentos e insumos médicos, la inseguridad y la desnutrición atentan contra la vida de los venezolanos que han instado por emigrar incluso caminando a los países fronterizos como Colombia, o en balsa a Curazao, puedes recordar aquí el trágico desenlace de un grupo de venezolanos que naufragó cuando intentaban huir a la isla.

El problema más crónico es el hambre, la producción nacional es prácticamente inexistente, las expropiaciones llevaron a la quiebra empresas que un día fueron prosperas y mientras el gobierno nacional se dedica a regular precios e importar alimentos, muy pocos productores logran generar algunos suministros.

Debido a esta situación, los saqueos se han hecho cotidianos.

Pero los saqueos ya no se limitan a establecimientos comerciales, ahora las fincas de producción ganadera también se han visto afectadas. Recientemente, en el estado Mérida, se captaron las imágenes donde se puede ver a un grupo de más de 15 hombres linchando una vaca a pedradas, para poder llevar carne a sus hogares y alimentar a sus familias.

Esto ocurrió en La Hacienda Miraflores, de Palmarito y las imágenes causan desesperanza, los hombres la persiguen y la acorralan mientras le lanzan piedras, el animal no sabe qué hacer ni hacia donde correr, se puede ver estresado y los hombres se acercan cada vez más hasta que finalmente entre los golpes y la presión logran tumbarla al suelo donde comienzan a desmembrarla desesperadamente.

Al fondo se escuchan lo gritos de personas que dicen: “Hay hambre. Tenemos hambre. Hay personas muriendo”.

El video fue compartido en Twitter posteriormente por el diputado opositor Carlos Paparoni, quien hace un llamado público para que cesen este tipo de actos. “Esta no es la manera. Estos actos destruirán con mayor rapidez nuestra producción nacional, traerá más hambre y escasez”, asegura en su publicación.

La publicación a su vez, fue compartida por otros diputados que hacen el mismo llamado.

Pero lamentablemente no se trata de un hecho aislado, aunque no todos los casos han sido grabados es algo cada vez más recurrente, se estima que más de 300 animales ya hayan sido sacrificados de esta manera. Aunque el destino de esos animales era alimentar a las personas, esto lleva a la quiebra a los pocos productores que quedan.

Pero, ¿podemos juzgar a alguien cuyos hijos tienen hambre, por buscar la manera de alimentarlos?

Twitter / CNNEspañol

La situación se ha vuelto tan insostenibles que según la diputada Gaby Arellano, también del Estado Mérida, asegura que hay zonas que están “tomadas” por efectivos policiales y donde por seguridad los comerciantes imponen su propio toque de queda.

Como defensa después de las 06:00 pm casi todos los locales de la ciudad detienen sus ventas y cierran las puertas, de esta manera buscan resguardar su mercancía. Es triste ver cómo el hambre y la desesperación les ha quitado la dignidad y la educación a muchos venezolanos.

Son escenas desgarradoras, 18 años de dictadura han destruido a un país en vías de desarrollo, con las mayores reservas petroleras del mundo.