Los bebés vienen al mundo sin pedirlo, son pequeños vulnerables que dependen completamente de los cuidados de sus padres para crecer saludables y felices.

Todos merecen una vida digna y que sus padres garanticen la satisfacción de sus necesidades físicas y emocionales, pero lamentablemente esta premisa no siempre se cumple.

La policía de Magui, en la provincia china de Gaozhou, detuvo a un hombre identificado como Li por lanzar a su hija recién nacida de un precipicio de 30 metros de altura porque quería tener un hijo varón.

El hombre se llevó a la bebé del hospital en el que nació en el interior de una bolsa plástica y se deshizo de ella como si se tratara de una basura cuando la pequeña solo tenia 6 horas de nacida.

Desde que se supo que el padre se había llevado a la menor sin autorización las autoridades emprendieron un operativo de búsqueda para dar con su paradero, finalmente doce horas después lograron hallar a la bebé con vida.

Las labores de rescate se vieron retrasadas por las dificultades del lugar en el que el padre lanzó a la bebé, era una zona intrincada y con gran vegetación.

“El principal problema era que el precipicio era muy empinado y muy boscoso”, declaró a los medios de comunicación locales Feng Youshi, el subdirector de la policía de Magui.

Los rescatistas lograron salvar a la niña que estaba entre las ramas de un árbol a 30 metros del suelo después de descender aproximadamente 70 metros.

La bebé sufrió una horrible pesadilla cuando su padre la arrojó al vacío, debió ser una experiencia muy aterradora para una pequeña que lo único que necesitaba era ser arrullada con cariño para sentir seguridad y amor a través del calor de sus padres.

Tras ser rescatada la trasladaron a un centro hospitalario, los médicos comentaron que milagrosamente no sufrió graves traumatismos y horas después recibió el alta y fue entregada a su madre.

La noticia ha causado indignación en las redes, miles de personas condenan el crimen del padre calificándolo como repudiable, pero sus declaraciones lo han convertido en blanco de las peores críticas.

scmp

El hombre dijo a la policía que no quería tener otra hija porque tenía dos. Lamentablemente es muy común que las niñas sean rechazadas en China, las estadísticas de bebés abandonadas y asesinadas son alarmantes.

Afortunadamente esta pequeña logró sobrevivir y esperamos que crezca en medio del amor que se merece. Comparte esta estremecedora noticia.