Es preocupante cómo algunas personas actúan con tanta violencia atacando a seres indefensos sin medir las consecuencias. Este hecho ocurrió en la comunidad de San Pedro, en Argentina, cuando Juan Manuel, un pequeño de 7 años de edad regresó de la escuela y se dispuso a jugar fútbol junto a sus compañeros en una vereda frente a su casa.

Su hermana permanecía sentada en la vereda, y todo parecía marchar con normalidad, de pronto el balón entró por accidente en un campo, propiedad de un vecino de más de 80 años.

Lo que no imaginaron es que el dueño de la propiedad se molestaría tanto por el incidente que se escondió detrás de un árbol y comenzó a disparar con un arma de fuego.

Disparó tres veces, una bala casi impacta contra la cabeza de la hermana de Juan Manuel y otra entró en el brazo del pequeño causando severas lesiones en su mano.

Yanina, madre del menor, relató a los medios de comunicación locales “Tiro a matar”, asegurando que está desesperada clamando porque se haga justicia.

El agresor tiene más de 80 años, y dice que por su edad no irá a prisión. Los disparos comenzaron cuando Juan Manuel cruzó para recuperar el balón.

Según el testimonio de su madre el vecino jamás medio palabras con ellos, y nunca se quejó de los juegos de los niños en la calle.

Esto sucedió el pasado lunes a las cinco de la tarde, aproximadamente 24 horas después, las autoridades policiales emitieron una orden para allanar la propiedad del acusado.

La policía incautó cartuchos intactos calibres 12,16 y 36, además de vainas servidas de calibre 32, el que usó para disparar a los niños, pero no encontraron armas de fuego.

Se pudo conocer que le abrieron un expediente de “tentativa de homicidio, tenencia ilegal de arma de guerra y lesiones graves”.

El fiscal que maneja el caso, Hernán Granda, ordenó la detención del hombre por delito de tentativa de homicidio agravado, pero el juez de Garantías, San Nicolás Orlando Prati, consideró que no hay pruebas suficientes, calificó la causa como lesiones leves, por tanto, el acusado todavía permanece en libertad.

“Considero que es un hombre peligroso, sino no hubiera pedido la detención”, aseguró el fiscal.

Ordenaron que el acusado sea sometido a evaluaciones médicas para comprobar si tenía plena consciencia de la criminalidad del acto que cometió. Asimismo, las autoridades aseguraron que están recolectando pruebas del crimen, tienen el testimonio de la hermana de Juan Manuel, el informe médico y la declaración de la víctima.

La familia de Juan Manuel asegura que es una injusticia y piden que el responsable de atentar contra la vida de los niños vaya a la cárcel porque representa un peligro para toda la comunidad.

El pequeño de 7 años fue trasladado a un centro hospitalario y afortunadamente evoluciona favorablemente, aunque los médicos temen que pueda perder la movilidad de su mano derecha.

TN / La Nación

Los familiares, y vecinos de Juan Manuel realizarán una marcha en el barrio para reclamar que se haga justicia, reclaman que la policía haya tardado 24 horas en allanar la casa del acusado, ya que tuvo tiempo de ocultar sus armas.

Es una noticia estremecedora, afortunadamente nadie perdió la vida tras ese brutal ataque. Comparte esta noticia y alza tu voz contra la violencia.