Es cierto que todos los seres humanos podemos cometer errores, pero no es menos cierto que los médicos tienen en sus manos la vida de las personas y que no se trata de un juego.

Es por eso por lo que trabajan en equipo cumpliendo protocolos que han sido meticulosamente estudiados para poder minimizar toda posibilidad de errores que pueden resultar en fatales consecuencias.

Es muy triste conocer historias como la de Patrycja Majewska, de 26 años, que a pesar de suplicar insistentemente a los médicos que hicieran algo porque sabía que su bebé estaba en peligro fue ignorada hasta ver morir lentamente en sus brazos a su bebé.

Después de un tiempo Patrycja decidió hacer pública su historia para alertar a otras madres sobre su desgarradora experiencia.

Patrycja dio a luz a su hijo, Alesksander, el 17 de febrero de 2016, pero solo cinco días después falleció trágicamente en sus brazos después de sufrir varias convulsiones por una fatal sepsis.

Aleskander nació con daño cerebral severo luego de haber sido privado de oxígeno

Lentamente murió frente a mí”.

Esta joven mujer afirmó que insistentemente expresó su preocupación de que algo andaba mal con su bebé en las horas posteriores a la inducción, pero el personal del hospital la ignoró.

Me ignoraron cuando más los necesitaba. Puse mi confianza en ellos como profesionales, y me defraudaron”.

Describió la devastadora experiencia después de que su bebé recibiera tratamiento vital y  presentara fuertes convulsiones. Sus pulmones se llenaron de sangre, desencadenando una hemorragia pulmonar catastrófica.

Tenía una temperatura muy alta y fuerte dolor, pero me ignoraron. Ahora tengo que vivir con este dolor por el resto de mi vida”.

Patrycja visitó por primera vez el hospital el 14 de febrero después de romper fuente, pero las parteras le dijeron que regresara al día siguiente. Fue inducida en un pabellón general y después de varias horas la trasladaron a una sala de maternidad.

Para entonces, ella tenía alterados los niveles y los latidos del corazón de su bebé eran bajos.

Manifesté mi preocupación porque podía sentir la cabeza de mi bebé moverse, pero no parecían tomarme en serio. Solo dijeron que el bebé está feliz y me pidieron que me acostara de lado”.

Casi dos días después, en la tarde del 17 de febrero, Patrycja sufrió un dolor insoportable, su temperatura era demasiado alta y su respiración muy agitada. Su madre, preocupada, fue a buscar a una doctora y le suplicó que fuera al lado de la cama de su hija.

Les supliqué una cesárea. Estaba tan caliente, era como si estuviera ardiendo y sangraba más abajo. Pero ella dijo que todo estaba bien”.

Más tarde vino otro médico y fue quien vio la gravedad de la condición de esta madre y finalmente decidió realizar una cesárea. Pero cincuenta horas después de la inducción ya era demasiado tarde para salvar al bebé.

Después del nacimiento fue llevado a cuidados intensivos para asistir su respiración. Las notas de entrega revelaron que presentaba un olor desagradable debido a una infección.

Solo quería gritar. Sabía que algo andaba mal, pero no les importó hasta que fue demasiado tarde. Cuando vi que Aleksander tenía la cabeza maltratada, comencé a llorar y a temblar.”

Más tarde sufrió convulsiones violentas y fue diagnosticado con sepsis.

Mi bebé estaba todo morado y amarillo, era horrible. Le quitaron los tubos y murió lentamente frente a mí.”

Dolorosamente ya no se podía hacer nada para salvar a su bebé y murió a los cinco días de nacido.

La profesora Meghana Pandit, directora médica y subdirectora general de University Hospitals Coventry y Warwickshire NHS Trust confirmó que el informe resultante de la investigación encontró una serie de fallas en el tratamiento de Patrycja y su bebé.

Nos gustaría pedir disculpas sin reservas a la Sra. Patrycja Majewska y a su familia por la angustia que han sufrido.”

Afirmó que el personal médico no detectó los primeros signos de sepsis y que los médicos no siguieron las pautas de University Hospital Coventry y Warwickshire NHS Trust.

En cambio, el personal médico administró el medicamento equivocado y no administró antibióticos que podrían haber evitado la infección y evitar su muerte.

Mirror

Patrycja, tomó medidas legales para garantizar que nadie más atraviese la misma pesadilla.

El caso de esta madre y su pequeño hijo estuvo atendido por profesionales que cometieron una cadena de errores que provocaron la muerte de este angelito. Comparte esta triste historia, todas las madres deben seguir sus instintos y gritarlos de ser necesario.