Hoy en día, existen muchísimas personas enfocadas en llevar un estilo de vida saludable y entrenar su cuerpo, pero no solo cómo una forma de cuidar su apariencia, sino también para liberar estrés. Pero existen personas que llevan ese estilo de vida al máximo y que lamentablemente han tenido consecuencias negativas en sus vidas.

Esa es la historia de un entrenador que llevó su rutina de ejercicios demasiado lejos, llegando a sufrir un paro cardíaco que hizo olvidar por completo a toda su familia. El corazón de Garth Suthurst, quien es el orgulloso padre de una niña de 8 años, se detuvo durante 20 minutos después de entrenar en exceso. 

El 01 de Junio, Suthurst de 39 años de edad, se encontraba como siempre corriendo en una de las caminadoras en Mike’s Gym, ubicado en Marbella, hasta que uno de los propietarios del lugar lo encontró desplomado en el suelo, el mismo se encargó de practicarle maniobras de resucitación mientras esperaban por la ambulancia que ya había sido llamada.

Sorrel Lewis de 35 años, quien es pareja e instructora fitness de Garth, explicó los momentos tan dolorosos y la tragedia que ha significado la condición de su esposo. Aunque agradece que a pesar de haber sufrido el paro cardíaco su estado de salud permitió que sus órganos pudieran soportar tanto tiempo sin el corazón y que eventualmente pudiera volver en sí y levantarse de la cama.

La pareja originaria de Manchester, en Reino Unido, tenía una vida normal con su hija Lily. Para todos ha sido muy fuerte tener que soportar el hecho de que Garth haya olvidado a su familia. A pesar de estar felices de que su ser querido haya sobrevivido al 8% de posibilidades que los médicos le otorgaron, no pueden evitar lamentar su pérdida de memoria.

Lewis explica que su emoción pronto se convirtió en dolor cuando su esposo abrió los ojos y no recordaba el nombre de ninguna de las personas presentes en la habitación del hospital, incluyendo a su pequeña niña.

Aunque festejaron que el entrenador, abrió sus ojos quería levantarse y cantar una de sus canciones favoritas.

Después de pasar 35 días bajo el cuidado de los médicos, Suthurst fue dado de alta y llevado a casa para continuar con su recuperación e intentar recordar a su familia.

Sus seres queridos decidieron entonces empezar a concienciar a las personas sobre cómo cualquiera podría sufrir un paro cardíaco, y también a recaudar dinero para el cuidado del padre. Si quieres colaborar, puedes hacer clic aquí.

Poco a poco Garth ha ido aprendiendo nombres y recordando las cosas que hacía, incluso su esposa explicó que hubo un momento durante una conversación sobre organizar una fiesta en el que él recordó a una de las amigas de la familia. “Empezó a hablar de cómo Charlotte (nuestra amiga) sabía hornear pasteles y que ella debería hacerlo”, comentó.

“A veces nuestras conversaciones no tienen sentido, pero debemos seguir con ello, no hay que enrollarse demasiado porque esto lleva tiempo” agregó Lewis, mientras espera que su esposo vuelva a ser el hombre que solía ser antes del incidente.

Nada en exceso es bueno y la realidad es que cualquiera puede enfermar y enfrentarse a este tipo de situaciones, lo importante es cuidarse siempre y esperar que todo mejore.

Mercury Press & Media

Comparte la historia de Garth en tus redes, su testimonio puede salvar a otros.