La noticia de un bebé puede ser la mayor fuente de dichas para una familia, pero cuando es por partida doble, lo puede ser doblemente aún. Desde ese momento los padres no dejan de soñar con su feliz nacimiento; cuando llegan al hogar, no escatiman en esfuerzos y cuidados para que estén a salvo y crezcan saludables y felices.

Lamentablemente, no todos los padres son así. Y son muchos los desnaturalizados que no solo no hacen el mínimo esfuerzo para cuidarlos, sino que arriesgan la vida de sus propios hijos, llegando a cometer las atrocidades más impensables.

Es lo que sucedió con este médico de combate del Ejército de EE.UU., de Tennessee, que ha sido arrestado por violar a su hija de nueve meses y luego estrangularla hasta matarla.

Una declaración del Departamento de Policía de Clarksville dice que Christopher Paul Conway, de 22 años, fue puesto bajo custodia el miércoles por la mañana y acusado de homicidio y violación agravada de su bebé.

La declaración dice que el cuello de la bebé fue envuelto con un cordón, después de ser agredida sexualmente, lo que causó su muerte.

La policía dice que respondieron a la casa de la familia en Cindy Jo Court a las 7.19 a.m. del martes, después de que una persona que llamaba al 911 les dijo que la RCP estaba en progreso.

La niña, que tiene una hermana gemela, fue llevada al Hospital Tennova Health Care y declarada muerta alrededor de las 8 a.m. De acuerdo con una orden de arresto, ella tenía heridas consistentes que reflejaban que fue violada.

Las autoridades dicen que una investigación de la muerte condujo al arresto de Conway, quien está detenido en la Cárcel del Condado de Montgomery con una fianza de 100,000 dólares por el cargo de violación.

De acuerdo con las órdenes de arresto, Conway confesó a la policía durante una entrevista sobre la violación y el homicidio.

“El juez Ray Grimes negó la fianza por el cargo de homicidio y declaró ante el tribunal que este podría ser un caso de pena de muerte”.

El vocero del Departamento de Servicios para Niños, Rob Johnson, dijo que la hermana gemela de la bebé fue sacada de la casa y colocada en un centro de cuidado de crianza. Dijo que no parece que el departamento haya tenido relaciones previas con la familia.

La página de Facebook de Conway indica que él es originario de Alabama y sirve en el Ejército de los EE. UU. como médico de combate en Fort Campbell.

Conway y su esposa, Emily, han estado casados por poco menos de tres años. Recibieron a sus bebés gemelas en febrero.

Fotografías en las redes sociales del soldado reflejan la imagen de una pareja joven, feliz y cariñosa disfrutando de su tiempo con sus dos hijas recién nacidas.

En una imagen, las gemelas se ven metidas en los bolsillos del uniforme de su padre.

El portavoz de la policía de Clarksville, Jim Knoll, dijo sobre el impactante crimen: “no hay motivo para algo como esto”.

La madre de la niña no ha hecho ninguna declaración al respecto y no se saben las verdaderas motivaciones por las que el padre de la bebé haya cometido semejante atrocidad.

Chris Conway / Facebook / Daily Mail

Lamentamos la trágica muerte de la pequeña y reprobamos este tipo de actos en contra de los más inocentes. La justicia debe actuar y hacer pagar a este hombre. Ahora la otra pequeña no podrá compartir absolutamente nada con la que habría sido su compañera de travesuras y aventuras y esto destroza el corazón a cualquiera.

¿Crees que este es un caso que amerite pena de muerte? ¡Déjanos saber tu opinión y compártela con tus amigos!