Lamentablemente, han salido a la luz muchos casos que demuestran la negligencia que sufren los pacientes que se ven recluidos en asilos, ya sea por edad o por cuestiones de salud, gran cantidad de esas historias suelen darse porque los profesionales a cargo de los pacientes no parecen tener el mas mínimo interés en los pacientes indefensos que necesitan de su ayuda para tareas tan simples como cambiarse de ropa o desplazarse.

Steven Wenger, de 41 años, es una de estas personas que necesita la ayuda constante de profesionales para poder permanecer con vida ya que, después de un accidente automovilístico hace 26 años, quedó incapacitado para respirar por sí mismo, por lo que ha dependido de los empleados del asilo del estado de Nueva York no solamente para respirar, sino también para movilizarse y asearse.

Sin embargo, Steven no solo ha sido presa de su propia discapacidad, sino de algo mucho más siniestro y silencioso; en dos ocasiones diferentes se han encontrado larvas creciendo cerca del agujero ubicado en la tráquea de Steven y que le permite respirar.

En ambas ocasiones, Steven tuvo que ser llevado a emergencia para control de daños y para poder remover a los maliciosos seres antes de que estos causaran consecuencias fatales en la salud de Steven.

Afortunadamente, estos hechos no han pasado desapercibidos como muchos otros, varias investigaciones por negligencia se han iniciado, aunque sin resultados aún. Además, es necesario tener en cuenta que, de no haber recibido un reporte confidencial del caso, la prensa asociada nunca hubiese podido dar a conocer las terribles circunstancias por las que tenido que pasar Steven.

spectator

En Nueva York, como en muchos otros lugares del mundo, los detalles de casos de negligencia o abuso son reguladas por el mismo estado, incluso llegando a no mencionar los nombres de las personas involucradas, restándole una gran cantidad de importancia a todo el asunto y haciéndolo parecer más normal ya que, al no haber nombres, es imposible ponerle rostro a la miseria.

nypost

Con todo esto en cuenta, es de esperar que los preocupados padres de Steven estén intentando hacer todo lo posible para que se haga justicia no solo por su hijo, sino también por todas aquellas víctimas de abuso o negligencia que han sido puestas de lado por conveniencia del estado.

NY Daily News / Relay Hero

Harvey Weisenberg, un ex abogado del estado, quien también tiene un hijo con discapacidad lleva años intentando tener acceso a los mas de 82.000 reportes de negligencia y abuso registrados en el estado de Nueva York correspondientes a varios años, iniciando en el 2013 y hasta el 2016, pero solo ha sido capaz de obtener un 10% de esta cifra, esperamos que sus esfuerzos no sean en vano y pueda llevar justicia a aquellos olvidados o ignorados por conveniencia.

No olvides compartir con tus amigos esta terrible realidad.