El papel de un padre es generalmente el de proveedor y protector, alguien que vela por la seguridad y bienestar de su familia y que hace todo lo que esté a su alcance para que sus seres queridos se encuentren bien.

Además, si el trabajo de dicho padre es el de policía, cualquiera pensaría que su familia debería ser una de las más seguras; el problema surge cuando todo lo anteriormente mencionado se queda en suposición y la verdad resulta ser todo lo contrario.

José López Bautista es un ex policía que recientemente ha sido arrestado bajo sospechas no solo de haber asesinado a su esposa e hijas, sino también por supuestamente haber intentado saciar sus delirios caníbales con los cadáveres de las mismas.

Imágenes de la casa del acusado han salido a la luz y en ellas se puede ver cómo él seguía tranquilamente con su vida cotidiana a pesar de haber perdido a su familia, demostrando una total falta de dolor y empatía.

Cuando los agentes del cuerpo de policía de Tecámac, México, llegaron al hogar de Bautista encontraron la casa en total oscuridad y fue el mismo Bautista quien los recibió con un cuchillo en la mano.

Sin embargo, resignado a su destino, los dejó pasar sin poner mayor resistencia; la policía no tardó en hallar los cuerpos de las víctimas en un estado de descomposición considerable.

Fue gracias a los vecinos de la comunidad que se pudo llevar a cabo la investigación y posterior arresto del homicida ya que ellos fueron los que denunciaron un putrefacto olor que provenía claramente de la casa de la familia, convirtiendo a la misma en la escena de tan horrendo e imperdonable crimen.

Además, ninguno de los vecinos había vuelto a ver a Esther Alicia de 36 años, Alessandra, su hija de 5, o a Lorena, la hija más pequeña del matrimonio con apenas 4 meses de edad; haciendo que la policía sospechara del patriarca de la familia, quien no parecía preocupado en lo más mínimo por el paradero de su esposa e hijas.

Televisa / Youtube / La Silla Rota

Según declaró Bautista, el 31 de diciembre se fue a un retiro espiritual en Tlaxcala, el 1ro de enero regresó a su hogar donde estranguló a su esposa y después apuñalo a sus dos hijas mientras jugaban en uno de los pasillos de la casa. También describió de manera muy gráfica cómo extrajo los órganos de su familia y mutiló sus extremidades con la intensión de cocinarlas y consumirlas después.

Sin duda alguna resulta increíble que un padre fuese capaz de hacer algo como esto a su familia; afortunadamente, este monstruo se encuentra ahora tras las rejas y está pagando por sus horribles crímenes.

La vida de estas niñas y su madre no podrán ser repuestas, pero esperamos que se encuentren en un lugar mejor. Paz a sus restos.

Comparte este atroz crimen, es importante denunciar cualquier indicio de maltrato que veamos a nuestro alrededor.