Muchos son los accidentes que se pueden sufrir en el trabajo, pero no este ha dejado consternadas a muchas personas. 

Algunos pacientes llegan a la sala de emergencias del hospital y dejan al personal médico asombrado mientras hacen todo lo que esté a su alcance por garantizar su salud sin importar lo compleja que pueda ser la intervención.

Este es el caso de una mujer de 64 años en Japón; ella trabajaba en una hiladora de algodón. En esa fábrica las obreras trabajan con máquina de hilar o rueca que es un instrumento que convierte las fibras textiles en hilos.

El terrible accidente que llevó a esta señora al hospital sucedió cuando su largo cabello quedó atrapado en la máquina hiladora, y la fuerza ejercida por el aparato logró arrancarle todo el cabelludo dejando su cráneo al descubierto, junto a la parte trasera de su piel; también logró quitarle parte de sus cejas y una porción en la parte superior de sus orejas.

ADVERTENCIA: LAS SIGUIENTES IMÁGENES PUEDEN HERIR SENSIBILIDADES

La imagen donde se puede ver el cuero cabelludo de la paciente es bastante fuerte, pero se puede observar la porción arrancada por la máquina hiladora y la porción de las orejas que se desprendió. Esta imagen fue distribuida y publicada por el British Medical Journal, una revista médica que publica las intervenciones más curiosas alrededor del mundo.

Por fortuna, a los médicos les llevó tan solo cuatro horas volver a colocarle su cuero cabelludo e informaron a los medios que este es el segundo caso que se lleva a cabo con éxito en la implantación de cuero cabelludo de este tipo.

Después de la publicación de la noticia en la revista, varios cirujanos plásticos lo han descrito como un raro caso de “avulsión del cuero cabelludo”, que no es más que el arranque del cuero cabelludo.

Los cirujanos celebraron el resultado exitoso de la intervención quirúrgica, pero destacaron el grado de dificultad que implicaba la cirugía. Explicaron que la reparación de los vasos sanguíneos y la de todos los nervios involucrados en esa parte de nuestro cuerpo es complicada.

Con respecto a esto, los cirujanos analistas comentaron que los médicos japoneses tuvieron que unir los cuatro vasos sanguíneos principales que conectan el lado derecho e izquierdo de la cabeza para tener un resultado exitoso.

Sin embargo, los médicos confesaron que hubo algunos problemas que desafortunadamente no fueron capaces de resolver, pero que no impedían el normal desenvolvimiento de la paciente.

Uno de esos problemas es que el lado izquierdo ahora depende del flujo sanguíneo del lado derecho y tampoco lograron conectar algunos nervios del cuero cabelludo, lo que significa que la señora no tiene sensibilidad en las porciones de esos nervios que no fueron conectados.

La paciente tuvo que volver a las dos semanas al hospital para un injerto de piel debido a que en su parte izquierda el flujo de sangre no estaba bien y eso provocó que parte de su piel empezara a necrosar por la falta de sangre.

Ahora, tras un año de la intervención quirúrgica, la paciente volvió al hospital para mostrar la evolución de su caso, ya su cabello empezó a crecer, recuperó su sensibilidad en ambos lados y en la parte delantera de la sien.

Además ya logra contraer los músculos de la frente, así como cerrar ambos parpados y mover la ceja de su lado derecho.

Daily Mail / casereports.bmj

Afortunadamente la paciente ha evolucionado con gran satisfacción para los médicos y su caso ha servido como aporte para los médicos cirujanos, ampliando las alternativas para ofrecer a pacientes con casos similares.

¡Comparte esta impresionante noticia con tus amigos!