En ocasiones los zoológicos pueden resultar lugares un poco deprimentes, a veces los animales pueden no estar en las mejores condiciones y esto puede causar que no tengan ánimos para nada, pero a pesar de eso, en algunos casos el zoológico brinda seguridad a sus animales, ocupándose de su salud, su alimentación y su bienestar, siendo esto lo mínimo que pueden hacer para mantener a los animales vivos.

Esto nos lleva a preguntarnos entonces cómo fue capaz un turista de ingresar al zoológico de Myanmar con una AK-47 y dispararle a un oso que no solo se encontraba encarcelado, sino que también en la lista de especies en peligro de extinción.

Aun es un misterio cómo el turista, cuyo nombre no ha sido revelado, no solo logró evadir la seguridad del establecimiento, sino que también fue lo suficientemente despiadado como para acabar con la vida de un oso que se encontraba en su jaula y no presentaba una amenaza o molestia para nadie.

La brutal ejecución fue captada en video por el que se cree fue otro de los turistas que acompañaba al grupo en el que se encontraba el perpetrador; en dicho video se puede escuchar claramente como el hombre discutía con el oso mientras le apuntaba con el arma.

Te dije que no abrieras la boca. Hazlo de nuevo y haré que te rindas”.

Después de eso le dispara a quemarropa al animal; el video continúa y se pueden observar varias patas de oso cerca de la jaula y a un hombre cortando la piel del animal.

El video se ha vuelto viral en las redes sociales chinas desde que fue publicado el 27 de diciembre del año pasado y ha causado una controversia colosal, ya que un experto fue capaz de identificar la especie a la que pertenecía el oso y este se trataba nada menos que de un oso negro chino, especie que se encuentra en la lista de animales en peligro de extinción.

A pesar de que al principio no se sabía de donde había salido el turista responsable de la muerte del oso, recientemente un hombre de la provincia de Shandong, al este de China, ha confesado culpa por el crimen.

Daily Mail / Metro

El hombre fue rápidamente arrestado y durante la interrogación aseguró que la curiosidad fue lo que lo impulsó a cometer el horrible crimen, el hombre también afirmó que el arma del crimen fue provista por el gobierno local y que se le había permitido ejecutar al animal.

Según el hombre, ese oso iba a ser ejecutado por el gobierno local ya que este había atacado a unos residentes de Myanmar, por lo que, como turista, sintió curiosidad y pregunto si podía ser él quien acabara con la vida del oso.

El hombre hace mucho énfasis en que se le fue permitido asesinar al animal ya que asegura que las críticas expresadas en las redes sociales le han traído muchos problemas y siente que todo se resolverá si proporciona una explicación adecuada ante la situación.

¿Qué opinas de todo lo ocurrido? ¿Crees en la palabra del hombre? Déjanos tus comentarios y no olvides compartir.