El gesto de una joven residente del hospital de Berazategui se convirtió en blanco de crueles críticas después de que publicara en las redes sociales las imágenes de la celebración de su cumpleaños y del “bautismo” que recibió como doctora dentro del quirófano en plena cesárea.

El equipo de médicos, obstetras, instrumentistas y anestesiólogos están involucrados en un escándalo por exponer a la paciente que era sometida a la cesárea en las imágenes que se difundieron en las redes sociales.

Entre todos le hicieron una celebración a la residente que estaba trabajando en su primera cesárea en el quirófano, incluso uno de ellos vertió un bote de solución fisiológica sobre ella para simular un “bautismo”.

Muchos usuarios de las redes alegan que violaron el respeto a la privacidad de la paciente y del bebé que acababa de nacer. La residente podría ser sancionada junto a los otros miembros del equipo médico que estaban en el quirófano.

La médico residente se tomó una selfie junto a la madre y el bebé cuando sopló las velas de una tarta porque ese día también celebraba su cumpleaños.

Las imágenes se hicieron virales rápidamente, muchos condenaron la negligencia de la profesional de la salud argumentando que ese festejo podría haber puesto en peligro la vida de la madre y del bebé que eran atendidos en el Hospital Evita Pueblo.

Ante la polémica que generó el caso en la opinión pública ella ofreció declaraciones a un medio de comunicación local y comentó que no se encontraba sola en el quirófano y que había superiores presentes.

“Todos son pausibles de sanciones que van desde la suspensión temporal hasta la apertura de un sumario”.

Además, explicó que la celebración del “bautismo” de los médicos residentes no era una tradición que practicaban habitualmente en el quirófano sino en otros espacios.

Esa celebración no debió producirse durante una intervención quirúrgica, pero ella alegó que la paciente dio consentimiento tácito. No pensaron que igual estarían violando su derecho a la privacidad.

Asimismo, aclaró que no hay una denuncia formal en su contra, aunque recibirá sanciones de parte de la institución para la cual trabaja. El hecho ha producido indignación en Argentina y otros lugares del mundo.

El equipo médico que trabaja en un quirófano debe procurar enfocarse en cumplir las normas de seguridad y de higiene necesarias para garantizar el óptimo resultado de la intervención que realizan mientras se avocan a aplicar sus conocimientos sin perder jamás sus principios éticos.

TN

Lo que hizo esta doctora junto a su equipo demostró que no asumieron con seriedad el compromiso de velar por la vida de sus pacientes respetando sus derechos. Comparte este polémico caso y déjanos saber tu opinión.