Millones de personas se enferman a diario y son llevados a centros de salud, donde médicos especializados en diversas áreas se encargan de atenderlos.

Se podría decir, que cuando entramos a una clínica o un hospital estamos en manos seguras, ya que los profesionales harán todo lo posible por preservar la vida y el bienestar de cada uno de los pacientes que llegan.

Consideramos a médicos y enfermeras personas con vocación, buenas y comprensivas, pero no siempre es así.

Recientemente, Alan Ford un hombre que se encontraba hospitalizado en Inglaterra hizo una grave denuncia.

Él había sido ingresado al Blackpool Victoria Hospital hace 15 días, había sido internado en terapia intensiva producto de una embolia, esto quiere decir que sus vías sanguíneas se ven obstruidas. En su caso, se debía a un coagulo alojado en una arteria de su estómago, Ford estuvo a punto de morir pero estaba luchando por su vida aún.

Se encontraba en su cama cuando comenzó a sentir sed de manera desesperada, Ford asegura que se estaba deshidratando.

Ford, explica habar llamado insistentemente a la enfermera que se encontraba a pocos metros pero fue ignorado por completo. Al parecer la profesional de la salud tenía como prioridad un ligero retoque en su cabello de parte de uno de sus compañeros.

El afectado quien es diseñador de cocinas en Manchester logró grabar un video que considera como prueba de la negligencia del personal.

Ford, anteriormente había tenido malas experiencias en el centro de salud ya que debido a medicamente erróneo casi pierde su vida.

Por su parte, la directiva de Blackpool Victoria Hospital afirma que harán las investigaciones correspondientes y analizaran el video a fondo. Un portavoz de Blackpool Teaching Hospitals NHS Foundation Trust, asegura que el lugar no coincide con ninguna de las áreas de cuidados intensivos de sus instalaciones.

Muchos comparan la polémica, con el caso de una enfermera que desatiende durante cinco horas a un paciente por reservar sus vacaciones.

DailyMail / CetusNews

Pronto los hecho deben ser investigados a profundidad para evitar llegar a la verdad en este caso, si bien el personal de un hospital debe estar atento a todas las necesidades de los pacientes, el centro hospitalario dice no identificar el lugar exacto de la grabación. También, se desconoce el nombre de la enfermera acusada, pero Ford insiste que pensó que moriría deshidratado y que ellos no hacían nada por ayudarlo.

Comparte esta polémica historia y dinos que piensas de la denuncia del paciente y la actitud de la enfermera.