Lorrana Braga, de 23 luchó contra el ladrón que la amenazó con una pistola para robarle su teléfono móvil.

Ella utilizó sus habilidades de artes marciales para golpear al delincuente armado que la asaltó a plena luz del día, confesó que pensó que el arma era de juguete y por eso decidió reaccionar y defenderse.

Utilizó una técnica de artes marciales llamada “Morganti Jiu-Jitsu”, una mezcla entre Jiu-Jitsu, karate y judo con la que pateó varias veces al asaltante y se negó a entregarle el teléfono móvil que tenía en un bolso.

El ladrón se sorprendió por la valentía de la chica y abandonó el lugar mientras ella lo perseguía para frustrar su huida.

Después de que se revelara la grabación hecha por las cámaras de seguridad de la zona, las autoridades policiales alegaron que la reacción de la víctima no fue acertada porque pudo perder la vida a manos de un disparo.

“No vale la pena arriesgar la vida por ningún bien material, es mejor rendirse y no reaccionar con violencia”, recomendaron los agentes.

Es cierto que perder el teléfono móvil en esta época puede generar mucha ansiedad por la importancia que han adquirido nuestros dispositivos para comunicarnos, almacenar información y tener acceso al contenido de las redes sociales, pero nada puede ser más importante que velar por nuestra integridad.

La joven fue grabada mientras caminaba por la calle de una zona residencial en Recanto das Emas, en Brasilia, la capital de Brasil, uno de los países más inseguros de Latinoamérica.

Eran aproximadamente las 12:45 de la tarde cuando un auto de color blanco pasó y se detuvo en la esquina al final de la calle. Segundos más tarde apareció un hombre que corrió hacia la joven amenazándola para que le entregara su teléfono móvil.

Se presume que el atracador descendió del vehículo blanco marca Renault que se estacionó en la esquina.

La víctima relató: “Todo ocurrió tan rápido, yo no estaba pensando con claridad, pero simplemente no quería entregar mi teléfono móvil”.

“Le dije que no se lo daría porque era la segunda vez que me atracaban. Me agarró la mano y comenzó a halar mi pelo. Me apuntó con el arma y me dijo que iba a dispararme”, agregó la joven.

Confesó que al ver el arma tan delgada pensó que no era real. “Parecía un juguete de plástico y al instante pensé, esta pistola es un juguete, no es de verdad. No quería pelear, pero en la última oportunidad no reaccioné y creí que estaba harta de ser víctima de un robo nuevamente”.

“No me habían apuntado con un arma de verdad, reaccioné por instinto”, dijo Lorrana.

Relató que desde hace 18 meses está entrenando para perfeccionar sus habilidades en artes marciales. “Mi entrenamiento salió a relucir al instante, cuando el ladrón se alejó vi que era el momento para defenderme, me puse en posición y le di varias patadas”.

Ella les contó a los agentes de la policía que en el auto de color blanco estacionado en la calle había dos mujeres esperando que huyeron rápidamente.

Michello Bueno, miembro de la policía local, declaró que han recibido varias denuncias en las que se involucra a un coche con ese número de matrícula.

Agregó: “La joven fue afortunada, pero pudo haber perdido la vida. No aconsejamos a la gente que reaccione de esta manera, porque asumen un riesgo enorme”.

Aconsejó que ante un atraco no es aconsejable mirar al agresor a los ojos, porque podría pensar que quiere memorizar sus facciones y se sentiría amenazado. Tampoco recomienda hacer movimientos bruscos, sino hablar en un tono de voz bajo y decirle lo que se está haciendo.

ladbible

“En una situación tan peligrosa el atracador está nervioso y es probable que actúe con mucha violencia si se produce una confrontación”.

Lorrana agradeció los consejos y espera que su experiencia sirva para alertar a muchas personas.

Se pudo conocer que a través de las imágenes captadas por las cámaras de vigilancia la policía espera capturar a los sospechosos. Comparte este impactante vídeo.