Este caso ha generado mucha polémica en las redes, se trata de un acto discriminatorio contra una joven de 14 años que vivía ilegalmente en Estados Unidos. Muchos alegan que todos son seres humanos a pesar de ser inmigrantes y de su condición irregular en el país, y por tanto, sus derechos humanos deben estar garantizados.

Rosa Hernández es una adolescente que padece parálisis cerebral, según sus padres, su capacidad mental es similar a la de una niña de cinco años. Ella sufrió un repentino y agudo dolor abdominal, una prima, ciudadana de Estados Unidos, la trasladó a un centro hospitalario para que recibiera atención médica.

Pero en el camino, las detuvo un retén de la policía migratoria, y tras interrogarlas, las siguieron hasta el hospital y permanecieron ahí.

A Rosa le diagnosticaron una afección en la vesícula biliar y fue necesario someterla a un procedimiento quirúrgico de emergencia en el hospital Corpus Christi en San Antonio, Texas.

Cuando finalmente recibió el alta médica, los agentes de la patrulla fronteriza que se encontraban todavía en el hospital sin dejar de vigilarla se la llevaron detenida.
Su familia alega que la trataron “como una criminal”.

El ex director del ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas por sus siglas en inglés), Alonzo Peña, comentó que el hecho fue un acto de maltrato y que no había justificación alguna para que la adolescente fuera arrestada y trasladada a un centro de inmigración de menores.

Actualmente Rosa permanece recluida en ese centro y se desconoce si emitirán una orden de deportación para ella.

Su mamá está desesperada, no ha podido ver a su hija y asegura que le preocupa mucho que donde está Rosa no tengan las condiciones adecuadas para atender sus necesidades médicas.

Ante esto, representantes de los Servicios Sociales y Sanitarios le aseguraron que la satisfacción de las necesidades de Rosa estaba garantizada.


La joven solamente ha podido establecer contacto con sus familiares a través de video llamadas.

Sus padres emigraron a Estados Unidos cruzando de forma ilegal la frontera cuando Rosa tenía solo tres meses de nacida, pensando en crear un mejor futuro para ella y ofrecerle mejores condiciones para su problema de salud.

Alonzo Peña, ex director del ICE, aseguró que presume que Rosa no comprende la gravedad de lo que está ocurriendo, no debe saber que no podrá ver más a su familia.
Reiteró que la detención de la adolescente en el centro hospitalario era una violación a los derechos humanos.

Mientras que muchos miembros de organizaciones civiles se han pronunciado sobre el caso manifestando en las calles con pancartas que defienden los derechos de los inmigrantes.

Univisión

Esperamos que este caso tenga un desenlace favorable para Rosa, y que pueda recuperarse por completo del postoperatorio. ¿Qué opinas de la actuación de los agentes? ¡Comparte esta noticia!