Ciertamente uno nunca sabe cuándo alguna tragedia o accidente pueda tocar tu puerta. Puede ser en el momento menos esperado, de la forma más absurda y la única constante en esos casos es que definitivamente no lo veías venir.

Georgia Hull nunca se imaginó que tendría que ir de emergencia a un hospital por recibir una patada en la cara por un caballo. Patada que la dejó completamente inconsciente, que rompió su quijada e hizo que escupiera casi todos sus dientes.

La chica de Wadebridge, Reino Unido, se encontraba afuera con sus amigos y familia montando su pony. Su madre quien se encontraba solo a algunos pasos de ella, montando su caballo, se aturdió y se sorprendió al escuchar los gritos incesantes que lanzaba su hija después de ser pateada por uno de los caballos mientras ella montaba a su pony.

Georgia simplemente se desplomó en la pista, sufrió heridas horrorosas, su quijada se rompió y con el impacto, 7 de sus dientes volaron fuera de su boca. Dejándola imposibilitada de comer alimentos sólidos.

La chica de 15 años de edad fue llevada en helicóptero a la emergencia del hospital más cercano donde tuvo que someterse a una operación de más de 4 horas para tratar la inflación, detener el sangrado y para adherir su mandíbula utilizando metal.

La boca de la pobre chica se inflamó de tal manera que tuvieron que apresurarse a someterla a una operación ya que los doctores identificaron que ella se encontraba imposibilitada para respirar y se ahogaba por la cantidad de sangre que corría por su garganta.

La chica además obtuvo múltiples fracturas en su cara incluido el daño severo a su mandíbula y cortes en su rostro que requirieron puntos de sutura, por lo cual tuvo que pasar 5 días internada en el hospital después del accidente que tuvo lugar el pasado 24 de abril.

Su mamá confirmó además que los médicos le realizaron unos rayos X para asegurarse de que ella no se hubiera tragado algún diente. “Me costó un poco decírselo, ella seguía inconsciente y simplemente no quería molestarla con el hecho de que había perdido gran parte de su dentadura”, agregó la señora Hull.

Georgia quien se dedicaba a la equitación, ahora se encuentra nerviosa de volver a montar a caballo, aunque la cosa que más le preocupa es la recuperación de sus dientes, ya que los médicos le han asegurado que tendrá que esperar completar su reposo para siquiera considerar someterse a una operación donde puedan reemplazar sus dientes caídos.

Ella ahora consume líquidos y comida hecha puré, debido a su incapacidad de masticar. Mientras, sus amigos y familiares crearon una fundación con la cual planean recaudar fondos para que al estar completamente recuperada Georgia pueda costear el trabajo dental que necesita y volver a sonreír de nuevo.

Esperamos que se recupere pronto y pueda en cualquier momento volver a montar a caballo si así lo desea. Si gustas colaborar en la causa de Georgia, te dejamos el enlace.

Daily Mail

Afortunadamente ella no tuvo un desenlace fatal, a pesar de las adversidades logrará salir adelante. Compartamos un mensaje de solidaridad con Georgia, y recordemos que no hay que subestimar el peligro de interactuar con animales salvajes.