Miriam Rebolledo, de 29 años, de nacionalidad colombiana fue acusada en Florida, Estados Unidos por quemar la mano de su hijo de 6 años para reprenderlo.

Ella encendió la estufa de la cocina y obligó al menor a colocar su mano sobre el fuego.

El padre del menor, Miguel Carcamo, vive en Colombia y tras conocer la noticia ha exigido poder hablar con su hijo para conocer su estado de salud.

 

“Quiero verlo y quiero saber cómo está, soy su papá y necesito saber de mi hijo”, dijo a través de una llamada a través de Skype a un medio de comunicación colombiano.

La acusada fue arrestada hace unos días por agredir físicamente a su hijo, Ariana Fajardo, Juez de Fianza de Miami, declaró indignada que quizás en Colombia estaba bien visto quemar a un niño para reprenderlo pero en Estados Unidos eso no era considerado un método adecuado de crianza.

La juez aseguró que no hay justificación alguna para tomar esa violenta medida contra un menor de 6 años, e instó a la madre a recibir ayuda de los servicios sociales, quienes ahora están a cargo del niño, sobre cómo orientar y reprender con respeto a su hijo.

Asimismo, estableció una fianza de 7.500 dólares para la acusada. Finalmente, la mujer fue liberada bajo fianza y atendió a los medios de comunicación que quisieron escuchar sus declaraciones alegando que lo hizo para que su hijo dejara de golpear a sus compañeros de clases y no se convirtiera en autor de “bullying”.

Ella aseguró que había tratado de corregir la conducta del menor con otros métodos y no habían funcionado.

Mientras que otras madres colombianas residentes en Miami que también fueron entrevistadas alegaron que se indignaron con el acto de maltrato y también por el planteamiento de la jueza sobre si en Colombia era aprobado quemar a un niño.

Noticias Caracol

Ellas dijeron a los medios de comunicación que condenaban la violencia y les preocupaba que su cultura fuera asociada con maltrato infantil, aseguraron que se puede disciplinar y criar a un niño siempre desde el amor y el respeto.

Comparte en tus redes este caso, esperamos que el pequeño que fue víctima de tan brutal agresión logre recuperarse, no solo de las lesiones físicas que sufrió sino de las del corazón.