Los hijos son un hermoso regalo que la vida le da a muchos afortunados; estas personas premiadas con niños, asumen el compromiso de formarlos, educarlos y principalmente cuidarlos.

Solo quienes tienen hijos conocen lo preciados que pueden llegar a ser; por eso es muy difícil imaginarse que un padre o madre sea capaz de hacerle daño a su propio hijo, esta situación no debería presentarse nunca y estas personas no deberían poder tener hijos a su cuidado.

Pero tristemente sí suceden estos casos y sí existen muchas personas que lastiman a sus hijos intencionalmente, las razones a veces suelen ser completamente incomprensibles.

Lacey Spears, de 27 años, es una escritora conocida por llevar un blog llamado “Garnettsjourney”, en este blog narraba día tras día su vida y la de su hijo de  cinco años.

En su popular blog se le conocía por subir fotos de ella y de su bebé, y por sus relatos de lo que pasaba en sus vidas con ocurrentes comentarios e imágenes.

Después de que su hijo estuviera enfermo, su blog alcanzó a tener un poco más de popularidad y la atención que recibió esta mujer aumentó considerablemente.

Debido a la muchísima atención que Spears recibió gracias a las enfermedades de su hijo, ella empezó a hacerle daño intencional para poder escribir con respecto a su enfermedad y que sus seguidores no dejaran de preocuparse por “ellos”.

Spears fue detenida y llevada a un juicio cuando esto se descubrió, pues el niño falleció después de haber sido envenenado con una alta concentración de Cloruro de Sodio.

Esta mujer mantuvo a su hijo conectado a un tubo gástrico con el que lo alimentaba con sal para que no mejorara su estado de salud y de esta manera mantener a sus seguidores pendientes de ella. ¡Es desgarrador!

Durante el juicio en su contra por el asesinato de su hijo de cinco años, el juez dictaminó que la mujer padecía de una enfermedad mental llamada “Münchhausen por poder”, este es un trastorno que padecen las personas al querer atención y lastimar a quienes están a su cuidado para obtenerla.

Daily Mail / 24 horas

La joven no admitió tener esta enfermedad, pero después del atroz acto que realizó contra su propio hijo el juez no tuvo más alternativa que dictaminar 20 años de condena por el crimen que cometió.

Después de ser diagnosticada y de haber recibido la condena, la mujer de 27 años no reaccionó de ninguna manera, era como si no le importara en absoluto lo que estaba a punto de sucederle; además, de que no se veía afligida ni parecía importarle la muerte de su hijo.

Es impresionante el grado de maldad que puede tener una persona con trastornos. Qué injusto para el pobre niño tener que sufrir así, comparte su devastadora historia.