Ramona Canete es una mujer de 37 años de origen francés que fue acusada a ocho años de prisión por matar a cinco de sus hijos nacidos entre el año 2009 y el 2015 en Louchats, Francia.

El crimen salió a la luz en 2015 cuando una de las hijas de la mujer acusada encontró un cadáver de bebé en la casa donde vivían y denunció el hecho a las autoridades policiales. Los agentes hallaron el cuerpo de otros cuatro bebés recién nacidos dentro de un congelador y comprobaron que eran hijos de Ramona.

La mujer admitió los hechos, pero aseguró que no recordaba cómo habían muerto sus hijos. Durante sus declaraciones en el juicio ella relató que después de dar a luz dejaba a los bebés sumergidos en el agua de una bañera y congelaba los cuerpos en la casa donde vivía junto a su esposo y sus dos hijas.

En sus declaraciones pidió perdón entre lágrimas a su familia y a sus dos hijas mayores, Andrea de 19 años y Adriana de 17 quienes estaban presentes en la sala del tribunal hace un par de semanas.

La acusada alegó que nadie de su entorno supo de sus embarazos porque solía usar ropa muy ancha para disimular el crecimiento de su vientre.

“Perdón también a la sociedad, a la que he conmocionado con estos actos”, dijo la mujer acusada ante el Tribunal de Burdeos.

“Estos días de proceso judicial, han sido muy cargados emocionalmente y muy duro para mí, revivió terribles y crueles recuerdos”, dijo llorando refiriéndose al momento en el que el presidente del tribunal publicó varias fotos de los cinco bebés.

La mujer acusada ha permanecido durante tres años en prisión preventiva y podría ser puesta en régimen de libertad condicional antes de que se acabe la condena. Al salir de la cárcel tendrá un seguimiento socio jurídico por los siguientes cinco años.

Al descubrir el crimen que había cometido, su esposo también fue acusado por no haber denunciado el asesinato de los cinco bebés y por “encubrimiento de cadáveres”, al terminar el proceso de investigación fue absuelto.

Xavier Chavigné, el fiscal encargado del caso solicitó doce años de reclusión contra la mujer acusada.

Daily Mail

Es lamentable que cinco vidas se hayan apagado poco después de conocer el mundo por culpa de una madre despiadada, no debería salir de la cárcel, si fue capaz de atentar en cinco oportunidades contra la vida de un hijo es un peligro para la sociedad. Comparte esta noticia.